La culpa, otro mal consejero a la hora de educar a tus hij@s

Ya había visto este anuncio de Campofrío un poco de refilón y no me había hecho mucha gracia. Pero hoy lo voy a enfrentar como tiene que ser.

En otras ocasiones ha hecho esta marca algún anuncio que me ha gustado mucho, pero esta no es la primera vez que me parece que patina. No me gustó nada este otro, por ejemplo. Marcas que buscando tocar la fibra con un toque de humor, tratan de vender más.

Pero es que, como todo, la publicidad crea opinión, influye en el imaginario popular. Y el mensaje que transmite ya es lo que nos faltaba.

¿Es posible cortar los hilos?

¿Es posible cortar los hilos?

La semana pasada hablaba de lo poco constructivo que es el miedo a la hora de educar. Me viene estupendo este anuncio para hablar de la culpa y la manipulación.

Frase extraída del anuncio: “¿De verdad les vamos a hacer esto a nuestros hijos?” ¿Esto? ¿Qué es esto? ¿Educarlos? ¿Ponerles límites? ¿Enseñarles a tolerar la frustración? ¿Pero qué clase de monstruos somos?

Ya sé que el anuncio está hecho en clave de humor, pero creo que detrás de cada broma hay algo de verdad. Y que hay temas serios sobre los que, en este momento, no es bueno bromear.

Banalizar temas serios, es contribuir a que sigan sucediendo. Me explico: la forma de educar hoy en día es muy esclava para los padres. Creen que tienen que estar agradando a los niños, satisfaciéndoles y eliminando cualquier tipo de frustración. Es el modelo de la hiperpaternidad.

La hiperpaternidad es mala para los padres, para las madres y para l@s hij@s porque es un modelo educativo en el que se da un desequilibrio muy fuerte entre los agentes implicados en la educación. Los progenitores cargan con todo y los hijos viven agobiados con adultos que pululan a su alrededor tratándoles de facilitar la vida. No beneficia a nadie.

Creo que la tendencia debería ser ir desterrando la hiperpaternidad como forma educativa válida por el beneficio de todos. Y si de repente me encuentro con un anuncio que lo que fomenta es que sigamos plegándonos ante el mandato de “tengo que eliminar todas las cosas incómodas de la vida de mis hijos”, mal vamos.

Esto es lo que transmite este anuncio.

Esto es lo que transmite este anuncio.

Por mucho que sea en clave humor, está contribuyendo a que se perpetúe cada vez más esta forma de educar carente de sentido común y con unas consecuencias bastante negativas. Y puestos a verlo con humor, aquí otra forma de desmontar este anuncio.

Otras perlas:

  • “Ellos pagarán nuestra pensión”. Eso si les enseñamos a esforzarse y a superar las dificultades. No si les damos lo que quieren siempre.
  • “Nos chantajearán” si les enseñamos a manipular, manipulándolos a ellos y cediendo ante sus chantajes desde pequeños.
Educar en la manipulación de pende de ti.

Educar en la manipulación de pende de ti.

  • Si les enseñamos a respetarnos, querrán ir a vernos, a traernos a nuestros nietos a visitarnos. Darles siempre lo que nos piden, no va a tener ese resultado.
  • “Ellos no olvidan…” ¡Viva el rencor! Así es, no lo hacen, pero, ¿desde cuándo darle a un niño lo que pide por sistema es bueno?

Creo que uno de los principales problemas a la hora de educar es que los padres y madres tienen bastante falta de confianza en sí mismos y por eso no se atreven a imponerse cuando es necesario. Si os dais cuenta, éste es modelo de padres que Campofrío muestra como normal. Y ése es el problema, que lo normaliza.

Yo, cuando un tema es serio, me lo tengo que tomar en serio. Porque al final, con tanto cachondeo, aquí no cambia nada.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *