Otro ingrediente secreto de la fórmula mágica para educar

Hace un tiempo escribí un post en el que hablaba de la fórmula mágica de la buena educación. En ella los elementos básicos eran el amor y los límites. Pero tengo que añadir otra cosa más. ¿Te imaginas cuál puede ser?

Es bastante evidente. No es algo difícil, porque todos lo tenemos. Pero quizá me digas que no es fácil.

Es tu tiempo.

Ay, qué poco encaja esto con el tipo de vida que llevamos… Pero te guste o no, les viene tan bien a los niños que los padres pasen tiempo con ellos… ¡Pero tan bien…! Y tú me dirás que precisamente, lo que te falta es tiempo.

Porque tienes que trabajar. Porque llegas a casa después de todo el día de acá para allá. Porque quieres ir al gimnasio. Porque tienes que hacer mil recados. Porque tienes equis compromisos con quien sea…

Más gráfico, imposible.

Más gráfico, imposible.

Muchas veces en las charlas que doy surge este tema y siempre por parte de l@s asistentes surgen las expresiones “es que es muy difícil”. La vida estresada que llevamos, las ocupaciones, incluso el tiempo de ocio repleto de eventos… A veces esconden un miedo al aburrimiento, a parar, a no hacer nada. ¡Con lo bueno que es no hacer nada!

Hace un tiempo comencé a darle muchas vueltas a esta dimensión. A lo que hacemos con nuestro tiempo. Y aquí Pepe Mújica se me quedó grabado.

El tiempo es infinito, pero nosotr@s no. ¿Hay que trabajar tanto? ¿Necesitamos tantas cosas? ¿Somos conscientes del palto precio que pagamos por ello? ¿Qué necesitan más tus hij@s: unas vacaciones caras o que puedas pasar un rato todas las tardes del curso jugando con ellos? ¿Qué crees que elegirían: una madre aparentemente exitosa pero estresada o una relajada con la que se puede bromear y tiene paciencia?

Piénsalo

Piénsalo

Trabajo individualmente con familias para soluciones problemas. Cuando empiezan a dedicar algo más de tiempo a sus hij@s, ést@s mejoran rápida y sorprendentemente.

Porque cuando pasas tiempo con ell@s, se sienten importantes. Te cuentan más cosas. Se sienten dignos, ya que las personas más importantes del mundo quieren estar con ell@s. Y eso les hace sentirse muy especiales. Mira a quiénes elegirían estas personas para tener una cena especial.

Pasar tiempo de calidad con l@s crí@s les vacuna ante una baja autoestima. Y una sana autoestima es a la salid mental como una buena alimentación lo es a la salud física.

La educación emocional no es demasiado compatible con el tipo de vida que llevamos, lo sé. Pero la mente humana tiene unas necesidades que son las que son para un adecuado desarrollo. Si el mundo en el que vivimos no favorece su correcta evolución, quizá habría que cambiar algo.

Tienes un poder muy determinante en tus manos como padre o madre. De ti depende aplicarlo o no. Aprovecha que llega el verano y ya verás los resultados.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *