¿Sabes que puedes escoger entre sentirte víctima o no?

El quid de la cuestión está en cómo te cuentes las cosas que te han pasado. Os pongo un ejemplo de algo que me pasó a mí:

Visión victimista

A mí me encantan las deportivas. Tengo… no fijación, pero me gusta que sean originales, especiales diferentes… Las últimas que me compré me costaron un pastón, entonces no tenía ni trabajo, con lo cual, aún me parecieron más caras.

Después de dar vueltas por un montón de sitios, me las acabé comprando en Madrid. Estaba tan cansada de mi búsqueda que al final me las compré un número más grandes. Luego me medio arrepentí… ¡Con lo que me gusta que me hagan los pies pequeños y parecían un par de barcos!

Luego eran demasiado blancas… ¡Hasta me daba la sensación de que se me caían!

Al no mucho tiempo de llevarlas, empezaron a hacerse unas rajitas de mitad para adelante. Rajitas que han acabado en rajas de lado a lado de la zapatilla. ¡Sólo me han durado 4 años! Ya les vale a los fabricantes, ¡con el pastón que me costaron!

Las he machacado...

Las he machacado…

Así que en abril empezó mi peregrinaje real y virtual en busca de un par que sustituyera a éste. Tiendas y tiendas, kilómetros, webs… Así que encontré unas en una web. Me las cobraron y luego me dijeron que no las tenían… Desde luego… ¡La gente es lo peor! ¡Qué poco se equivocan a favor del cliente…!

Y encontré otras, ¡preciosas!, en otra web. Las compré, me llegaron y no eran las que había pedido. ¡Me enfadé muchísimo! ¡Era el colmo! Intercambié como 20 ó 30 mails en inglés (ya les vale, podrían hablarme en castellano, ¿por qué tengo que hablar yo inglés?) y no me querían enviar las que había pedido. Me decían que las que me habían enviado no estaban tan mal, que me las quedara. O que me hacían 20% de descuento en otras. O que vendiera las que me habían mandado. ¿Pero de qué van? ¿Se creen que soy imbécil o qué? ¡Qué falta de empatía!

Qué sosas son las pobres...

Qué sosas son las pobres…

¿Por qué me tenía que pasar eso a mí? ¡Era mi regalo de cumpleaños! Aprovechar así de mí… ¡No tendría que haberme fiado de comprar por internet! Si pueden, te timan…

Me tuve que acabar haciendo socia de la OCU para que me ayudaran a reclamar, por lo que tuve que pagar 8 euros al mes, hasta ahora. Así que si sumo lo que me costaron las zapatillas y la pasta que me he dejado como socia… ¡Más de 150 euros! Entre el fraude y mi genial decisión de hacerme socia, la cosa iba a peor…

No conozco a nadie tan pringada como yo… Así que después de intentar vender las que me enviaron, he acabado usándolas. ¿Quién me las iba a comprar con los sosas que son…? Pero bueno, para lo malo, ya verás como justo ahora, alguien me las quiere comprar y no podré porque ya no están nuevas… Ya me veo otros cuatro años con esta sosada de zapatillas, si es que me duran…

 

Visión más neutral

En abril del año pasado empecé a plantearme comprarme unas zapatillas, ya que las que tenía ya estaban bastante hechas polvo.

Las pobres me han dado un buen servicio, 4 años de deporte y mucha traca. Les cojo mucho cariño a las zapatillas. Cuanto más usadas están, más me gustan, tengo esa manía.

Así que cuando me puse en modo búsqueda, descubrí modelos que no conocía y que me encantaban. Disfruté yendo a tiendas, buscando por internet… ¡Hay cada zapatilla por ahí preciosa!

Incluso un día me fui de propio con mi padre a Illueca, un pueblo de la provincia de Zaragoza  con unos almacenes de calzado. No encontré deportivas pero sí unas chanclas que me salvaron el verano. Además, fue un viaje agradable.

Por fin encontré por internet un par de deportivas que me fliparon. No eran muy caras, así que me decidí a comprarlas. Cuanto más las miraba, más me gustaban.

Así que el día que me llegaron, abrí la caja y… ¡sorpresa! No eran las que había pedido. Me puse en contacto con la empresa e intercambiamos unos mails, con bastante amabilidad.

Yo tampoco es que tuviera muchísima prisa, las otras deportivas, aún me servían.

Además todos los mails eran en inglés, me vino bien darle un poco de repaso al idioma.

Pero no llegábamos a un acuerdo. La verdad es que no tenían intención de hacer el cambio y no me proponían ninguna solución válida para mí…

Yo he sido muy de reclamar, así que me puse en contacto con la OCU y ellos me echaron una mano con el tema. Hace no mucho me dijeron que no se podía hacer nada, puesto que al ser una empresa de fuera de la Unión Europea, no tenían mucho de donde tirar.

Como última opción, he intentado venderlas en Wallapop, pero cada vez las veo más bonitas y me las he quedado. Además, yo creo que si le pongo los cordones de otro color, mejorarán.

Creo que así me gustan más.

Creo que así me gustan más.

Ayer me las puse y son realmente cómodas. Además el negro va con todo.

Así que para otra vez, compraré por Pay Pal. Me han dicho que es una forma más segura de intentar evitar que sucedan estas cosas.

La verdad es que estas cosas pasan, hablando con la gente me ha contado alguna historia similar. Además, la historieta me ha dado para un post, que no está nada mal.

 

Como veis, os he contado lo mismo, pero dando importancia a unas cosas u otras. Vosotr@s también lo podéis hacer, ¡probadlo y me decís si os sentís de forma diferente!

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *