¿Cuándo es aconsejable que l@s niños tengan su propio móvil?

No vamos a tener mucho poder de decisión con respecto a esto, porque nos lo van a pedir mucho antes de lo que consideremos oportuno y la presión va a ser mucha. Pero dicho esto, más que una edad concreta para que un niño tenga su propio teléfono móvil, deberían tenerse en cuenta otros aspectos, pero la edad a partir de la cual se considera menos inadecuado suele ser a partir de los 12 años. ¿Por qué? Por las siguientes razones:

  • Manejar un dispositivo con conexión a internet ya requiere de mucha responsabilidad que se puede considerar que se ha desarrollado a esta edad. Y no solamente por el aparato en sí, sino por los contenidos que se pueden fotografiar o grabar, la intimidad de las personas, los comentarios que fácilmente se pueden hacer en la red o a través de los grupos de mensajería instantánea que pueden ser desproporcionados porque no es lo mismo hablar de alguien desde el anonimato o desde tu casa, que decir las cosas a la cara.
  • Antes de esta edad es difícil que valore lo que supone tener un objeto de ese tipo, los gastos iniciales y de mantenimiento.
  • Huelga decir que si no lo pide, no hay que comprárselo, aunque esto podría extrapolarse a prácticamente todo.
Los niños deben aprender a pedir y no lo harán si se lo damos todo.

Los niños deben aprender a pedir y no lo harán si se lo damos todo.

  • Inevitablemente el factor social no se puede obviar y si todas sus amistades tienen móvil y se comunican por whatsapp, puede suponer que seguir negándole el uso del móvil tenga consecuencias negativas por no estar conectado con el grupo, con la importancia que eso tiene a esas edades…
No podemos negar que forma parte de la socialización.

No podemos negar que forma parte de la socialización.

  • No significa que antes no puedan tener móvil o que por tener esa edad ya todos puedan tenerlo. La edad es orientativa, pero los padres y madres son los primeros que pueden detectar si su hij@ está preparado o no para hacer un buen uso, conservarlo y valorarlo.
  • Mientras no lo tengan y usen el vuestro para jugar o comunicarse con sus amig@s, ya puede ser un buen momento para que ese uso esté regulado (estudios hablan de que es mejor que l@s niños menores de 3 años no tengan contacto con pantallas en general).

No obstante, lo mejor es retrasar su uso lo máximo posible. ¿Por qué?

  • Porque si a los adultos ya nos cuesta regular el uso del smartphone, a l@s crí@s ni te cuento.
dsc01224-blog

Esta imagen es muy habitual.

  • Porque su cerebro se acostumbra demasiado pronto a demasiada estimulación y puede provocar déficits de atención.
  • Porque aleja al niño de interactuar con el medio que le rodea. En este vídeo puedes ver de lo que te hablo.

¿Cómo hacerlo?

  • No puedes comprarle un móvil a tu hij@ púber y esperar que se gestione a sí mism@. Tienes que darle unas pautas para que haga un buen uso y aprenda a autorregularse. Normas de uso, tiempos, gasto, control parental del acceso a internet, supervisión de los contenidos (todo ello consensuado con ell@s, a poder ser)…
Normas de uso imprescindibles.

Normas de uso imprescindibles.

  • Es interesante comenzar con el modo prepago, ya que de esta manera le es más fácil al púber gestionarse el dinero que tiene para todo el mes.
  • En cuanto a las normas (no usarlo mientras se come, no mirarlo constantemente cuando se está con otras personas, etc.), es conveniente que padres y madres den ejemplo. Si nos autorregulamos nosotros mismos tendremos menor “enganche” y nos pondremos en la piel de nuestr@ hij@, elaborando así unas normas más razonables y empáticas posibles.
  • Estar al día del funcionamiento de estos aparatos es imprescindible. Casi todos los adultos están familiarizados con su uso, pero l@s crí@s, que son nativ@s digitales, tienen muchísima facilidad para las nuevas tecnologías. Pasar tiempo con ellos aprendiendo a usar las aplicaciones que ell@s usan, nos sirve para compartir un rato, conocer el uso que hacen del móvil y aprender a manejarlo como ell@s hacen.
Compartir tiempo con el móvil puede ser una buena manera de saber cómo y para qué lo usa.

Compartir tiempo con el móvil puede ser una buena manera de saber cómo y para qué lo usa.

  • Hacer un buen uso como padres y madres de este aparato: no podemos utilizarlo como herramienta de control o sobreprotección. Es decir, sí que sirve para eso, pero si abusamos se puede volver en nuestra contra.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *