Eres suficiente

Con lo que eres, ya está. No tienes que llegar a un mínimo. Con ser quien eres, ya está bien. No tienes que hacer, conseguir, tener nada más para ser válid@. Sólo por existir, ya eres suficiente.

Y sólo por eso, ya eres dign@ de amor, de aprobación, de respeto. De los demás… no sé. Pero de ti mism@, sí. Que no tenemos que hacer nada para existir, ni para ser importantes ni dign@s de nada. Ni como personas, ni como profesionales, ni como padres o madres, ni como amig@s, ni como hij@s.

Que ya somos. Que ser nosotr@s es genial. Que seas como seas, lo seas, que es excepcional serlo, porque no hay nadie como tú. Ni lo ha habido, ni lo habrá jamás. Y sólo por eso no puedes privar al mundo de tu única existencia.

Y que sólo se vive una vez. Y que no te quedan tantos días por delante. Que se pueden contar. No hay más días que longanizas. Un día se acabará, cualquiera.

Tu vida es finita. Vívela a tu manera. No pidas permiso para ser tú. ¿Quién debería concedértelo? ¿Tu vecino? ¿Tu pareja? ¿Tu madre? ¿El que hace el photoshop de las portadas de las revistas? ¿La crítica de moda que vive en un rincón de tu cabeza y te dice “si te pones eso vas a parecer un espantapájaros? ¡QUE NO!

Que te lo debes. Que le debes a tu parte más inocente, al niño que reprendieron sus padres p17382330_xlor ser como era, recuperar toda tu esencia. A la niña que le dijeron “así no se hace”. Al adolescente que le dijeron “así no se vive”. Que es lo único que vale, que al final, cuando mires la factura de la vida, te saldrá barato el haber sido tú y muy caro el haber tratado de ser otra cosa.

No hay mayor fortuna que ser tú, ya eres perfect@. No lo olvides.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *