La gente me ningunea

“La gente me ningunea y hacen que soy invisible a menudo, menos cuando les interesa. Te explico algunos ejemplos: en el trabajo, si se hace una pregunta y empiezo a contestar yo viendo que nadie lo hacía, se me interrumpe como si yo no estuviera… Si estoy hablando con  alguien la gente viene y se pone a hablar con esa persona como si no estuviera… si alguien viene hablar de un cliente mío, mi compañera hace como si fuera un tema suyo y su cliente.

Sentirse ignorad@ no es plato de gusto.

Sentirse ignorad@ no es plato de gusto.

En grupo de amigos me pasa igual. En mi familia tampoco nunca se tiene en cuenta mi opinión ni se han interesado por mis sentimientos opiniones y lo que quería. En fin que me siento invisible y que solo soy visible cuando ellos quieren. He probado de marcar y hacerme respetar, expresar que me molestan… Pero nada ha funcionado… Mi pregunta es… ¿Sería una solución ignorarlos yo a ellos y que consiga que no me molesten?”

Esta es una consulta que me ha hecho una persona a través de la web y creo que mucha gente se puede sentir identificada con esta situación.

La respuesta a la pregunta desde mi punto de vista es la siguiente: con ignorar imagino que te refieres a hacer como si no existieran. En ese caso, seguir hablando como si no te hubieran interrumpido creo que es una buena solución, pero con ignorarlos puede que no sea suficiente. Volver a captar la atención de quienes te estaban escuchando en un primer momento, es necesario. Manifestar que estabas hablando tú o que el cliente es tuyo, creo que también te puede apoyar a la hora de actuar cuando esto suceda. Supone darle un poco de solidez a tu actitud.

Para ello es importante que sientas y creas que lo que tienes que decir es importante y tiene valor.

Creo que muchas personas nos sentimos así en alguna ocasión, aunque parece que en este caso, te sucede con mucha frecuencia.

Sería interesante que te preguntaras las razones que hacen que esto suceda. Si te pasara solo en un contexto, el problema podría posicionarse allí. Pero si te pasa en todos, como parece, quizá haya alguna actitud tuya que inconscientemente provoque que te traten así.

A veces, nuestras actitudes provocan respuestas indeseadas en los demás.

A veces, nuestras actitudes provocan respuestas indeseadas en los demás.

A veces, con nuestra forma de actuar, provocamos según qué cosas a nuestro alrededor. Mira qué casualidad, a mí me escribiste hace casi un mes y hasta ahora no he podido responderte. Normalmente jamás tardo tanto, pero me pillaste en un pico de trabajo. A veces no sabemos por qué, pero atraemos según qué situaciones o según qué personas, para dar coherencia a la creencia que tenemos. Si tu creencia es “La gente me ningunea”, tu inconsciente actúa para que eso sea real.

AAEAAQAAAAAAAASTAAAAJDY2NjliM2ZmLTViZDMtNGYzYS1iZWE3LTg0OTE2YTU3NzcxMg

En la forma de contarme lo que te pasaba, he detectado un lenguaje un poco tóxico. Algún “nunca”, algún “nada”… La realidad no es como es, sino como nos la contamos. Cuando usamos palabras de este tipo es fácil sentirnos peor o no ver soluciones.

La vida es la historia que te estás contando.

La vida es la historia que te estás contando.

Te propongo que vuelvas a escribir eso que me contabas de una manera más constructiva. Probablemente te puedas sentir mejor hacia el problema y enfocarlo de otra manera o buscar otras soluciones.

Espero haberte sido de ayuda. Muchas gracias por compartirlo.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *