¿Se puede una madre arrepentir de serlo?

Hace días que quiero escribir sobre este tema, porque la verdad, es que aluciné cuando leí un artículo que hablaba sobre el libro titulado “Madres arrepentidas”.

img_clopeza_20160923-153155_imagenes_lv_otras_fuentes_madres_arrepentidas_ok-kgnc-656x940lavanguardia-web

¿Qué de qué va? Pues es el resultado de una investigación sociológica llevada a cabo en 2008 por Orna Donath. Destapa un tabú dentro de los tabúes. 23 mujeres de entre 26 y 73 años de edad y de diferentes clases sociales hablan de su arrepentimiento de haber sido madres.

Cuando leí varios artículos sobre este libro, no daba crédito.

Había escuchado el testimonio de una mujer a la que conozco que me dijo que se arrepentía de no haber sido fiel a su idea de no tener hijos, pero no que se arrepintiera de haber tenido a los que tuvo.

Parece ser que es imposible arrepentirse de tener hijos. Que el cerebro segrega unos hormonas que hacen que tu hij@ sea o más maravilloso del universo. Que te enamoras incluso, que l@ adoras, que dejas de lado tu vida de pareja para volcarte en el bebé. Porque si no pasara esto, los momentos de desesperación harían que l@ abandonaras cuando llevas días sin dormir, con dolores para amamantar y sin haberte podido dar una ducha en condiciones en la última semana.

Hay muchos momentos duros en la crianza.

Hay muchos momentos duros en la crianza.

Es verdad que poco a poco se van destapando los tabúes de la dureza del embarazo, del parto, del puerperio, que hacen que la maternidad deje de verse como algo tan idílico y se vea como algo más real. Como ejemplo, El club de las malas madres, que va destapando tabúes relacionados con las creencias de que la maternidad debe ser todo sufrimiento y dedicación absoluta.

Destapando tabúes.

Destapando tabúes.

Por lo que he estudiado, parece que es antinatural que se dé el arrepentimento. Y no lo digo como un juicio, sino porque si esto fuera así, podría peligrar la existencia de la especie.

No me parecen bien los tabúes, no creo que sean positivos. Pero sí que creo que soltar ciertas opiniones como “Si murieran mis hijos sería un alivio” puede tener graves consecuencias para esos hijos.

Es un estudio hecho a una muestra anónima, probablemente esa mujer nunca admitirá haber dicho esa frase o se lo expresará directamente a sus hijos. Pero indirectamente, no se puede fingir.

Por lo que he leído, a algunas madres no les gusta el rol que interpretan. Pero se puede ser muchos tipos de madre, hay que encontrar el que te encaje o en el que te sientas a gusto. Precisamente, el de supermadre que promueve la sociedad no es el que mejor te va a hacer sentir, pero es cuestión de deconstruirlo y reconstruir el que te haga sentir bien.

Seis brazos y una sonrisa en la boca...

Seis brazos y una sonrisa en la boca… ¡no existe!

Me da por pensar en cómo fueron criadas estas mujeres para encontrarle lógica a su vivencia de la maternidad. Quizá sus madres no les transmitieron todo el amor que necesitaban… Tener hij@s, te enfrenta sin piedad con el niño que fuiste y es algo tan intenso que si recibieron poco amor, probablemente sean incapaces de darlo ahora.

No soy nadie para juzgar a nadie y menos sin tener la experiencia, pero sé las graves consecuencias que tiene a nivel psicológico no haberse sentido querido de pequeño.

A todas esas madres que sientan algún tipo de arrepentimiento, les animo a que busquen la causa y la intenten solventar. Una no puede decir o sentir algo así y no hacer nada, tiene en sus manos una de las cosas más importantes en el mundo: el bienestar de criaturas indefensas, su salud mental, su personalidad, el tipo de padres o madres que serán en un futuro… Ser madre es irreversible, pero creo que sea mejor o peor, puede depender en gran parte de cada una.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *