¿Qué hacer cuando un niño pega a mi hijo delante de su padres y éstos no le dicen nada?

Con cierta frecuencia me hacen consultas de este tipo, y he decidido contestarlas públicamente, puesto que creo que hay muchas gente que se puede sentir identificada y beneficiada.

Me contaba una pareja con hijos, que suele coincidir con frecuencia con otra pareja con hijos (niños que rondan los seis años), en el parque, a la salida de las actividades extraescolares y demás, algo que les estaba sucediendo y que no tenían muy claro cómo actuar.

Ambas parejas se llevan bien entre ellos y sus hijos son más o menos de la misma edad, con lo cual, tienen horarios y “obligaciones” en común, y eso cuando se es padre, une mucho.

Pero como todas las relaciones humanas, puede surgir un conflicto. Y los conflictos entre iguales son complejos. Y los conflictos entre padres e hijos pueden serlo más. Los conflictos con los hijos ajenos puede que un poquito más. Pero lo que ya es requetecomplejo es el conflicto con un hijo que no es el tuyo delante de su padre o madre.

conflictos

El asunto: hijos que juegan juntos, pueden pelearse, pegarse, insultarse… Eso es normal. Si el adulto está delante y cuando considere oportuno puede intervenir perfectamente. A veces, dentro de la pareja, cada cónyuge actuaría de una manera diferente, pero se puede consensuar, aunque no es sencillo. Pero cuando el niño en cuestión pega a tu hijo deliberadamente, haciéndole una herida que va más allá del rasguño, esperas probablemente que sus padres le digan algo, le reprendan, le castiguen, una reacción, ¿no? Porque tu hijo está llorando, le han hecho daño y eso te ha dolido también.

¿Qué pasa cuando los padres del otro niño lo ven menos importante de lo que lo ves tú, ignoran el hecho o les hace gracia? ¿Qué pasa si en cuanto le echan la bronca a su hijo, éste se echa a llorar y entonces sus padres no le dan ninguna consecuencia negativa a ese acto? ¿Qué puedes hacer como padre o madre del niño “agredido”? Surgen muchas emociones a la vez, y hay que tratar de gestionarlas.

La situación es compleja pero algo se puede hacer:

  • Lo más importante es que tu hijo se sienta protegido (no sobreprotegido), confía en sus padres para que lo consuelen tras haber sido dañado. Con lo cual, es importante que vea una reacción tuya hacia esa “injusticia”, pero una reacción proporcionada, que no caiga en saco roto. Una llamada de atención, una reprimenda, algo. Que note que tú estás allí para respaldarle.
  • Hay que autocontrolarse, porque si hacemos de la situación un drama, tu hijo va a percibir que lo que ha pasado es más grave aún de lo que ha sido y si nos pasamos, si perdemos el control de la situación, podemos transmitir sobrepotección, y eso no es bueno para el crío.
  • No te lo tomes como algo personal, eso ayudará a que no pierdas la compostura.
  • Puedes reprender al niño que ha agredido, con mucho respeto y como su fuera tu hijo, diciéndole que eso no se hace, en un tono serio.
  • Cuando tu hijo esté tranquilo, es bueno hablar de lo ha sucedido y también proporcionarle herramientas para que evite los daños: por ejemplo, si el otro niño no tiene un buen perder y pronto empieza a ponerse agresivo cuando el juego no le está siendo favorable, que le diga que así no va a querer seguir jugando con él, tratando de prevenir la agresión y poniéndole límites.
  • En cuanto a la relación que tengas o quieras tener con los otros padres, puedes trasladarles tu preocupación por los conflictos entre vuestros hijos y el mensaje que se les está transmitiendo si cuando se comportan mal, eso no tiene una consecuencia negativa (aunque quizá esto sea lo más arriesgado, pueden sentirse juzgados a pesar de que no sea tu intención). Es importante mostrarse abierto a lo que ellos te puedan decir y partir de que no tenemos la razón al 100% (y creérselo), eso siempre facilita la comunicación.
  • Si la situación no cambia a pesar de todo esto y haciendo hincapié en que tu hijo se sienta protegido, seguir teniendo relación con esta familia puede ser percibido por él como exponerse a una agresión continuamente y puede sentir que la confianza que puede depositar en vosotros no es plena.

el-oscar-del-domingo-por-madre-hotelera

Espero que os sea de utilidad y me encantaría que me trasladarais más consultas de este tipo.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Hola Irene,
    Me refería a que proporciones herramientas a tu hijo para que trate de evitar la agresión del otro. Es decir, que si por ejemplo, el niño “agresor” suele pegar cuando pierde en un juego porque tiene mal perder, le expliques a tu hijo que cuando vea que el otro está empezando a enfadarse, tu hijo le avise a su compañero de juegos de que así no va a seguir jugando con él, es decir, que le ponga límites, que cuando empiece a sentirse “mal tratado” se lo diga al otro, antes de que éste le pegue. Es verdad que estas cosas pasan muy rápido, pero hay que intentarlo. Más que nada, porque cuantas más estrategias de respeto desarrolle tu hijo consigo mismo, más posibilidades tendrá de protegerse. Espero haberme explicado esta vez, pero si no es así, estaré encantada de resolver la duda que sea.
    Muchas gracias por tu aportación, probablemente haya dado lugar a equivocación a más gente y le esté sirviendo para aclararse.

  2. Hola, he leído este post con interés xq creo que es muy importante saber reaccionar correctamente en situaciones injustas para inculcar el concepto de justicia y respeto por uno mismo. Me anoto todo. Pero se me plantea una duda. Cuando hablas de niños con mal perder dices que hable con él y le diga que así el otro niño no va a querer jugar con él… A qué te refieres? Que le diga que a este niño le tiene que dejar ganar para que no se enfade? Es que lo entiendo, pero me despierta sentimientos encontrados decirle eso a un niño…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *