No cuentes a tus hij@s todo lo que va a pasar

Los cuatro pilares del exceso que trastornan a los niños son: demasiadas cosas, demasiadas opciones, demasiada información y demasiada velocidad. Muchas veces os hablo de ellos pero hoy me voy a centrar en el de la información.

sigue leyendo

Mis vacaciones no han sido lo que esperaba

No pasa nada si tus vacaciones no molan. Yo pensaba que sí, pero no.

sigue leyendo

Otro ingrediente secreto de la fórmula mágica para educar

Hace un tiempo escribí un post en el que hablaba de la fórmula mágica de la buena educación. En ella los elementos básicos eran el amor y los límites. Pero tengo que añadir otra cosa más. ¿Te imaginas cuál puede ser?

sigue leyendo

Guarda un poco de felicidad para cuando haga falta

Ayer fue mi cumpleaños y pasé un día extraordinario. A mí me encanta el 17 de mayo, es como uno de los mejores días del año para mí. Desde pequeña lo vivía con una ilusión tremenda. Mi madre me despertaba súper eufórica, me ponía un vestido especial y me hacía una fiesta con amig@s.

sigue leyendo

Una cosa es paciencia y otra, que te tomen por el pito del sereno

Desde hace un tiempo sigo a Carlos González. Es un pediatra con el que tengo puntos de vista en común, aunque otros no. El otro día encontré este vídeo que me parece muy interesante mostraros.

sigue leyendo

¿Para qué sirven las emociones desagradables?

Así como los órganos de los sentidos nos dan información sobre lo que nos rodea a nivel sensitivo, las emociones nos dan información sobre cómo nos sientan las cosas. Algunas son agradables, otras no.

sigue leyendo

Gestionando emociones en pequeñas cosas del día a día

¿A quién lo se le ha rajado un paquete de arroz, pasta o similares al ir a abrirlo? A mí, el otro día, de arriba abajo. Concretamente, éste de copos de avena.

sigue leyendo

¿Tienes más miedos desde que tienes hij@s?

Si os preguntara qué emociones son las que más sentís desde el momento en el que habéis tenido hij@s, ¿cuáles serían? Estoy convencida de que muchas de ellas son emociones agradables, como el amor, la alegría, la plenitud, el cariño, el disfrute… Pero hay otras, menos agradables, que hay que saber gestionar.

sigue leyendo

Que no te engañen

Cuando empecé a impartir escuelas de padres hace 3 años, planifiqué una serie de contenidos que desde  mi punto de vista eran los necesarios para que la educación que dieran a sus hijos tuviera en cuenta las emociones. Los padres y madres que acuden a mis cursos lo hacen por lo general con muchas ganas de aprender y mejorar. Cuando trabajamos cómo hay que hacer las cosas y se dan cuenta de lo que tienen que cambiar, a veces percibo que no se sienten bien. El miedo a equivocarse, de hacerlo mal, su juicio, su crítica… Y desde ese estado de ánimo que generan esas actitudes mentales, no se puede educar a gusto. sigue leyendo

Mi mente es como una reunión de vecinos

Me estoy leyendo “Las gafas de la felicidad” de Rafael Santandreu. La verdad es que me encanta el enfoque que le da a la psicología este hombre. De hecho lo comparto en mi forma de trabajar.

sigue leyendo