Algo que te incomode no tiene por qué ser un problema

A veces metemos todo lo que nos desagrada dentro del mismo saco: el saco de los problemas. Pero no tiene por qué ser así. Hay quien define la palabra problema como todo aquello que no se adapta a sus expectativas. Pues bien, aquí hay una forma de rebajar la cantidad de problemas que puedas tener: haciendo tus expectativas más realistas.

sigue leyendo

Ya sé que es difícil

Que no es nada sencillo. Ni fácil ni cómodo

sigue leyendo

Mis vacaciones no han sido lo que esperaba

No pasa nada si tus vacaciones no molan. Yo pensaba que sí, pero no.

sigue leyendo

El pique que tuve con mi amiga María

El otro día fui a Huesca por trabajo y recados y quedé con mi amiga María. Iba a ser un día largo, pero me gusta aprovechar mis desplazamientos para ver a mi gente.

sigue leyendo

Procrastinar la preocupación

Debería leerme lo que escribo con más frecuencia, porque me sienta muy bien. Debería… Consejos vendo pero se me olvidan. Hasta que no me veo muy apurada, no lo hago.

sigue leyendo

De cómo dibujé un deseo y se cumplió

Facebook me recuerda casi todos los días publicaciones de hace unos años. Hoy me mostraba esta foto de hace 4 años.

sigue leyendo

¿Sacamos de contexto? ¿Malinterpretamos el mensaje? ¿Exageramos?

Son esas pequeñas actitudes las que hacen que sea difícil cambiar las cosas. Desde que me dedico a la inteligencia emocional me he hecho muy consciente de lo que negamos la realidad. El autoengaño es una actitud muy frecuente en nuestro comportamiento. Es un mecanismo defensa. Quizá porque si nos diéramos cuenta de la realidad, podríamos ver que cambiarla no es tan difícil.

sigue leyendo

Comentarios que, aunque no lo parezca, atentan contra la autoestima de l@s hij@s

Acabo un artículo titulado así: “Por qué mi marido siempre irá por delante de mis hijos”. A ver si diferenciamos unas cosas de otras, porque creo que están muy confundidas y mezcladas.

sigue leyendo

Comodidad, facilismo y hedonismo: términos contrarios a educar.

Hace un año y medio asistí a un curso sobre redes sociales. En él, hicieron hincapié en que tuviéramos claro el mensaje que queríamos trasmitir con nuestras publicaciones. Mi lema “Piensa bien y te sentirás mejor” me obligaba un poco a que la sensación a transmitir fuera “sentirse mejor”.

Cuando te embarcas en un proyecto, no sabes muy bien cómo va a evolucionar. Mi trabajo con padres y madres es ahora mismo lo que copa la mayor parte de mi actividad. Pero me encuentro con la dificultad de que “sentirse mejor” sea el mensaje a transmitir.

sigue leyendo

El tema de las rabietas y la seriedad que merece

Vamos a tomarnos las cosas con la seriedad que merecen.

Me viene a la cabeza este vídeo que colgué hace ya tiempo, en el que se ve como un niño de unos dos años va persiguiendo a alguno de sus progenitores por casa con una rabieta tremenda, pero que curiosamente sólo expresa cuando es consciente de que lo están viendo.

sigue leyendo