La gente me ningunea

“La gente me ningunea y hacen que soy invisible a menudo, menos cuando les interesa. Te explico algunos ejemplos: en el trabajo, si se hace una pregunta y empiezo a contestar yo viendo que nadie lo hacía, se me interrumpe como si yo no estuviera… Si estoy hablando con  alguien la gente viene y se pone a hablar con esa persona como si no estuviera… si alguien viene hablar de un cliente mío, mi compañera hace como si fuera un tema suyo y su cliente.

sigue leyendo

No cuentes a tus hij@s todo lo que va a pasar

Los cuatro pilares del exceso que trastornan a los niños son: demasiadas cosas, demasiadas opciones, demasiada información y demasiada velocidad. Muchas veces os hablo de ellos pero hoy me voy a centrar en el de la información.

sigue leyendo

Otro ingrediente secreto de la fórmula mágica para educar

Hace un tiempo escribí un post en el que hablaba de la fórmula mágica de la buena educación. En ella los elementos básicos eran el amor y los límites. Pero tengo que añadir otra cosa más. ¿Te imaginas cuál puede ser?

sigue leyendo

Una cosa es paciencia y otra, que te tomen por el pito del sereno

Desde hace un tiempo sigo a Carlos González. Es un pediatra con el que tengo puntos de vista en común, aunque otros no. El otro día encontré este vídeo que me parece muy interesante mostraros.

sigue leyendo

¿Para qué sirven las emociones desagradables?

Así como los órganos de los sentidos nos dan información sobre lo que nos rodea a nivel sensitivo, las emociones nos dan información sobre cómo nos sientan las cosas. Algunas son agradables, otras no.

sigue leyendo

¿Tienes más miedos desde que tienes hij@s?

Si os preguntara qué emociones son las que más sentís desde el momento en el que habéis tenido hij@s, ¿cuáles serían? Estoy convencida de que muchas de ellas son emociones agradables, como el amor, la alegría, la plenitud, el cariño, el disfrute… Pero hay otras, menos agradables, que hay que saber gestionar.

sigue leyendo

El pique que tuve con mi amiga María

El otro día fui a Huesca por trabajo y recados y quedé con mi amiga María. Iba a ser un día largo, pero me gusta aprovechar mis desplazamientos para ver a mi gente.

sigue leyendo

No contestes tú cuando le hablan a tu hij@

Me gusta mucho hablar con los niños. Hacerles preguntas que no se esperan o comentarles algo un poco loco. Es para mí una buena forma de conectar con ellos. Pero a veces, cuando lo hago, no me contestan ellos, sino sus padres.

sigue leyendo

No ofrezcas cosas a tus hij@s, espera a que te las pidan

Un día caminando por Zaragoza, me crucé con un padre y una hija de unos cuatro años. Debía ser la hora de comer y me sorprendió mucho que él le dijera a ella “¿quieres que te compre un chicle?”.

sigue leyendo

Mi mente es como una reunión de vecinos

Me estoy leyendo “Las gafas de la felicidad” de Rafael Santandreu. La verdad es que me encanta el enfoque que le da a la psicología este hombre. De hecho lo comparto en mi forma de trabajar.

sigue leyendo