Navidad: emociones, regalos, recuerdos, ilusión…

Inevitablemente, las emociones vividas en nuestra niñez van a asaltarnos con cierta frecuencia y más si estamos rodeados de niños. Y esos recuerdos puede que nos tambaleen un poquito. El tema de la magia de la Navidad va muy unido al de los regalos, al “si te portas bien los reyes te traerán muchas cosas”, y hay que tener mucho cuidado con esto.

sigue leyendo

¿Sabes decirte que no?

Por lo general hablamos de las dificultades que tenemos para decir que no a los demás. Es una de las cualidades que se desarrollan cundo trabajamos la asertividad.

sigue leyendo

La exigencia es una navaja de doble filo

El otro día, se me ocurrió este gráfico para tratar el tema de la exigencia.

sigue leyendo

Mantén la calma

Aunque venga tu hija del cole y diga que no han querido jugar con ella sus amigas de siempre.

sigue leyendo

Para cambiar las costumbres hay que cambiar las creencias

Porque son la base de las costumbres. No lo es porque somos animales de. Porque la repetición hace la fijación y vivir en automático nos facilita mucho la vida y nos rentabiliza esfuerzos.

sigue leyendo

Si siempre estás deseando que llegue el viernes… hay algo que está fallando

Es igual que si siempre estás deseando que lleguen las vacaciones.

sigue leyendo

No cuentes a tus hij@s todo lo que va a pasar

Los cuatro pilares del exceso que trastornan a los niños son: demasiadas cosas, demasiadas opciones, demasiada información y demasiada velocidad. Muchas veces os hablo de ellos pero hoy me voy a centrar en el de la información.

sigue leyendo

Mis vacaciones no han sido lo que esperaba

No pasa nada si tus vacaciones no molan. Yo pensaba que sí, pero no.

sigue leyendo

Otro ingrediente secreto de la fórmula mágica para educar

Hace un tiempo escribí un post en el que hablaba de la fórmula mágica de la buena educación. En ella los elementos básicos eran el amor y los límites. Pero tengo que añadir otra cosa más. ¿Te imaginas cuál puede ser?

sigue leyendo

Guarda un poco de felicidad para cuando haga falta

Ayer fue mi cumpleaños y pasé un día extraordinario. A mí me encanta el 17 de mayo, es como uno de los mejores días del año para mí. Desde pequeña lo vivía con una ilusión tremenda. Mi madre me despertaba súper eufórica, me ponía un vestido especial y me hacía una fiesta con amig@s.

sigue leyendo