Tengo miedo de que mi hija no lleve bien la llegada de su hermanita

Posiblemente es algo que muchos padres y madres sienten cuando están esperando un segundo hijo. Y más, si el primero ha llegado a una familia en la que no había niños y es el primer nieto, el primer sobrino… que están colmados de atenciones y contemplaciones.

Puede suceder que se sienta “destronado”, y en cualquier caso eso le va a venir genial, porque aprender a compartir en general, a no ser el centro de atención, es necesario, ya que en la vida no va a ser especial, sino que va a ser un niño más y es importante que aprenda que todos somos iguales.

Así que la llegada de un hermanito, siempre puede suponer un montón de ventajas para el desarrollo emocional del primer hijo.

Puede suceder que tenga celos, claramente. Si los adultos que contamos con un pensamientos racional desarrollado podemos tener celos con frecuencia de otras personas, imagina un niño, que de repente tiene que “compartir” el amor de sus padres y familiares con un extraño. Es normal que suceda, y aunque no sea agradable, puede ayudarle a madurar muchísimo.

¿Qué hacer para que el primer hijo lleve mejor la llegada de un nuevo hermano? Ahí van unos consejos:

  • Tratar el tema con normalidad, ir hablándole de que va a tener un nuevo hermanito, responder sus preguntas sobre el tema dándole sólo la información que precisa. Si percibimos alguna actitud que denota que hay respuestas que no le encajan o muestra actitudes abiertamente de agrado o desagrado ante lo que va a suceder, hablar sobre ello comprendiendo y aceptando sus sentimientos.
Tratar el tema de un nuevo hermanito con naturalidad.

Tratar la llegado de un nuevo hermanito con normalidad.

  • A ninguna madre le gusta que un hijo diga que no quiere a su hermano, pero puede ser algo que se siente. Decirles que está mal o no respetar ese sentimiento no es adecuado. Si es su forma de expresar lo que siente, reprimirla no va a ser bueno. Hay que dejar que se expresen abiertamente. Lo normal es que a un hermano se le acabe queriendo muchísimo. Dale tiempo y acabará adorándolo, pero no le “obligues” a hacerlo.
Antes o después, acabarán adorándose.

Antes o después, acabarán adorándose.

  • Si no lo lleva bien y tú has sentido celos alguna vez de tus hermanos, puedes ponerle el ejemplo de tu vivencia. Además, eso debe ayudarte a comprenderlo ya que tú has pasado por lo mismo.
  • Es importante que le transmitas que el amor es infinito y que se puede querer a mucha gente a la vez y que por el hecho de que llegue un nuevo hermanito, tú le vas a querer igual.
  • El amor es infinito, pero el tiempo no. Así que para evitar que el hermano mayor se sienta desplazado, trata de buscar momentos sólo con él, aunque sean unos minutos al día. Para los niños pequeños es vital sentir que son importantes para sus padres; les puedes decir que los quieres igual, pero si no se lo demuestras con tiempo y atención, no lo van a notar.
Dedica un tiempo exclusivo al hermano mayor.

Dedica un tiempo exclusivo al hermano mayor.

  • Suelo observar cómo los adultos a veces les dicen a los hermanos mayores que ahora tendrán que cuidar al nuevo hermanito, que se va a tener que portar bien y demás. Eso puede ser interpretado por el niño como si lo sacaran de golpe de su infancia y le estuvieran imponiendo responsabilidades que antes no tenía. Es muy bueno que los niños tengan responsabilidades, les ayuda a crecer y madurar, pero no lo es tanto que se impongan por demandas externas, sino porque es bueno que sean responsables, que colaboren en las tareas de casa dentro de sus posibilidades… Si les pedimos que asuman responsabilidades sólo porque va a haber un bebé en casa, es más fácil que lleven mal la llegada de un nuevo hermanito.
Que dedicarse a su nuevo hermano no sea una obligación impuesta.

Que dedicarse a su nuevo hermano no sea una obligación impuesta.

  • Es muy importante que entiendas que si tu primer hijo tiene celos del segundo, no pasa nada. Que es totalmente normal. Acéptalo, compréndelo y trata de acompañarle en su desasosiego transmitiéndole afecto; pero no le consientas cosas sólo porque tenga celos, ya que así estarás transmitiéndole que puede conseguir lo que quiera por expresar malestar.
Respeta a tu hijo en los procesos de asimilación de la nueva situación.

Respeta a tu hijo en los procesos de asimilación de la nueva situación.

  • Recuerda que esta situación le va a suponer un gran desarrollo ya que va a ir tolerando ciertas frustraciones que le van hacer madurar y aprender a gestionar sus emociones.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.