Mejorar las relaciones entre padres e hijos adultos

Suelo hablar normalmente sobre cómo educar a los hijos o cómo gestionar nuestras propias emociones, siendo padres o no. Con mucha frecuencia, tengo conversaciones con amigos sobre la relación que mantenemos con nuestros padres. Somos adultos todos, pero no nos relacionamos igual que con otros iguales. Parece que los padres nunca dejan de ejercer como padres.

Parece que los padres nunca dejan de ejercer como padres.

Parece que los padres nunca dejan de ejercer como padres.

Realmente, son las personas que nos dieron la vida, nos cuidaron y educaron. Pero una vez que nos ponemos a su altura, no nos convertimos instantáneamente en adultos iguales a ellos. Al menos, en muchos casos.

Esto se manifiesta en multitud de ocasiones y tiene aspectos positivos y negativos. Además, ambas partes somos quienes intervenimos en influimos, en muchas ocasiones, en que esta relación siga siendo jerárquica, aunque no nos guste.

Por ejemplo: conozco gente que tiene hijos y que pide a los abuelos que cuiden de ellos, pero este favor en muchas ocasiones se convierte en un foco de conflictos, porque los abuelos no se ocupan de los niños como los padres creen que deberían. Y a su vez, los abuelos, piensan lo mismo. Además de que en muchas ocasiones supone una carga importante en su día a día. Precisamente hoy me he encontrado con este vídeo bastante ilustrativo: https://www.facebook.com/nortedigital.mx/videos/10153959187074614/

Si no se separan las obligaciones y derechos de unos y otros, es muy fácil que el conflicto esté servido. Y aquí la asertividad juega un papel muy importante. Saber decir que no y aceptar que nos digan que no.

Dejar claros los derechos y las obligaciones mejora las relaciones.

Dejar claros los derechos y las obligaciones mejora las relaciones.

Pero esto no sólo ocurre cuando hay niños de por medio. Se dan muchas relaciones conflictivas entre padres e hijos adultos: por tener diferentes formas de pensar, porque unos no aprueben la forma de vida de los otros, por compartir el mismo techo (por volver a casa de los padres tras una ruptura o una situación laboral precaria), porque la manipulación y el chantaje psicológico sigue siendo una forma de comunicación que enferma las relaciones, etc.

A veces, hasta el peinado puede ser objeto de discusión.

A veces, hasta el peinado puede ser objeto de discusión.

Con hacernos mayores no siempre cambian las relaciones entre padres e hijos. Es más, puedes ser muy maduro en tu vida diaria, pero cruzas el umbral de casa de tus padres y te conviertes de nuevo a la adolescencia. Tu madre te dice que te apartes el pelo de la cara, tu padre te compara con otro de tus hermanos y tú reaccionas a la defensiva con un bufido. Y ya está la maquinaria puesta en marcha: regreso al pasado en 3, 2, 1…

Seguro que tus padres también opinan que no se te puede decir nada. Pero es que maduramos nosotros, pero no siempre lo hacen nuestras relaciones. Imagino que estas Navidades pasadas lo habrás experimentado en alguna comida familiar. A mí me pasó: tengo fama de desordenada y a la mínima mi hermana hizo un comentario sobre eso. ¡Me supo fatal! Pero seguro que en otro contexto, no me lo hubiera tomado como algo tan personal…

¿Qué podemos hacer para que la relación con nuestros padres tenga más límites y sea más respetuosa?

  • Tratar de detectar los juegos y manipulaciones en los que nos movemos con nuestros padres. Dos no juegan si uno no quiere, muy probablemente descubras que tú también incitas esas situaciones. No pasa nada, es normal, siempre ha sido así, pero se puede cambiar.
  • Tratar de comprender a tus padres. Es difícil que te puedas poner en su lugar, sus creencias y vivencias han sido muy diferentes a las tuyas, pero precisamente por eso, hay cosas que no van a poder entender ni cambiar. Comprender no es justificar, así que si tras pedirles que no te traten a ti o a tus hijos de una manera que no toleras, siguen haciéndolo, puedes espaciar el tiempo que pasas con ellos.
La empatía siempre es una buena aliada.

La empatía siempre es una buena aliada.

  • Exponer las nuevas formas de trato que quieres que haya entre tus padres y tú; eso sí, tienes que estar abiert@ a negociar o a recibir directamente un no por respuesta. De nuevo, aquí tienes la posibilidad de decidir si pasas tiempo con ellos o no.
  • Si lo que pasa es que sientes que tienes que responsabilizarte de su vida porque ellos no lo hacen (pero pueden), puedes facilitarles recursos, pero no convertirte en su única manera de sobrevivir. Igual que con los hijos, hay que tratar que los padres sean independientes la mayor parte del tiempo posible, a pesar de su edad, salud o cambios tecnológicos.
  • El respeto tiene que reinar en estas relaciones y de forma bidireccional: ni te lo pueden faltar ni se lo debes faltar, esto es innegociable.
  • Puedes dosificar mucho el tiempo que pasas con tus padres o las cosas que les cuentas. Si sabes que van a usar esto en tu contra, para juzgarte o manipularte, pero lo sigues haciendo, quizá estés perpetuando tú mism@ ese “poder” que tienen sobre ti. La jerarquía en estas relaciones afectivas es negativa.
Dosificar el tiempo que pasas con tus padres puede oxigenar mucho la relación.

Dosificar el tiempo que pasas con tus padres puede oxigenar mucho la relación.

  • Que sean tus padres o que seas su hij@ no justifica cualquier cosa, todos somos personas adultas antes que otras categorías y eso es lo que tiene que prevalecer.

¡Espero que estas pautas te vengan bien para el próximo encuentro con tus padres!

Marcar como favorito enlace permanente.

34 comentarios

  1. hola! me encanta tu entrada, enhorabuena por tu esfuerzo.
    personalmente, la relación de mi madre y mía la verdad es complicada, ya que ni se deja ayudar ni tampoco me quiere escuchar, ya que soy la pequeña y única hija…

    pese a todos los conflictos yo quiero ayudarla y he pensado que un libro ahora en estas navidades que le ayude a reflexionar y abandonar el canon de que todo se resuelve cuando se deja pasar el tiempo, le vendría bien.

    me gustaría que me recomendases algún libro que pueda ayudar a la situación, ¡muchas gracias!!

    saludos!!!

    • Hola! Me alegra que te haya gustado el post. Lo siento pero no conozco ningún libro que se concrete en el tema del que me hablas. Un saludo!

    • Hola me gustó este post tengo una consulta yo estoy en pareja hace 5 años el tiene 2 hijas ya mayores de 24 y 23 años y 2 ñietas mi consulta va a que la relación de padre e hijas es muy fría y Nose porque si cuando es así se puede meter un tercero y poder arreglar o ya no tiene solución porque me preocupa y pone mal que sea así tan distante y fría la relación de padre e hij@s yo con mi padre no hera así me gustaría que mi pareja pudiera ver y disfrutar de sus hijas y ñietas

      • Hola Laura,

        Pues no te recomendaría que te metieras en esa situación a mediar, puesto que es muy complicado y puede ser contraproducente. Por otro lado, creo que sí puede tener solución, aunque quienes tienen que tener ganas de encontrarla son las personas implicadas. Igual lo que puedes hacer es hablar con tu pareja, de tu preocupación sobre este tema y ofrecerte como una “buena escuchadora” por si alguna vez le apetece hablar de este tema. Con ese término entrecomillado me refiero a que le escuches sin juzgar y sin pretender influir en lo que quisieras que haga. Las relaciones familiares son muy complicadas y arreglarlas lo es aún más. Hay que respetar la manera en la que se gestionan, aunque a nuestro modo de ver no sea lo mejor.

        Gracias por leerme. ¡Un saludo!

  2. Hace un año le tramitamos a mi mamá su visa para residente permanente en los Estados Unidos. En parte por qué me decía a mí (su hija) que su esposo le pegaba, la insultaba, y no paraba de humillarla. Le pedí a mi esposo que ayudaramos a mi mamá y accedió. Ya una vez que estuvo aquí el esposo le llamaba todos los días y ella se quería ir después de sólo 3 meses. Me ha costado mucho trabajo hacerla entender acerca del privilegio que tiene con su Green card y la necesidad que tiene de quedarse mínimo 6 meses al año acá. En más de una ocasión la he descubierto hablándole a otros de mí (familia o amigos), y son cosas pequeñas como que vivo lejos, que no me gustan ciertas comidas, o que no soy muy dada a tener música todo el tiempo. En fin, cosas pequeñas pero que me duelen que se las diga a otras personas. No sé por qué lo hace, con sus acciones las personas piensan que ella es una víctima y eso me hace a mí parecer su verdugo. Mi mamá me cuida mis 2 hijas (10 y 1 año), y se queja mucho de la grande. Me critica mi habilidad como madre en muchos sentidos. Yo le deposito cada semana en su cuenta 150 dólares para que los guarde y así se ayude. Por supuesto que no paga nada más. Me gusta llevarla de compras, a pasear o comer fuera y es muy difícil que le guste lo que yo le invito (prefiere cosas y lugares de poca calidad pero que estén baratas). Nosotros vivimos bien gracias a Dios y quiero convidarle y mostrarle una forma de vida diferente,pero siento que me juzga y hace menos por eso. Ya se había ido después de 5 meses y la volví a invitar (ya se!) y otra vez está igual. Prefiere irse con otras personas y no conmigo. Acaso estoy yo mal?

  3. Yo me siento en un callejón sin salida. Vivo con mi madre porque la situación económica de mi país (Venezuela) es literalmente una tragedia. Pero esta convivencia con ella ya está llegando al punto rojo. No hay día en que no discutamos, la única forma de tener paz es que no nos hablemos. Yo soy programador y autodidacta, pero todo este lío me está afectando enormemente, no me puedo concentrar en mi trabajo, a cada rato ella me interrumpe y si la ignoro se molesta en sobremanera. Es manipuladora, cuando quiere algo de mi me habla en tono suave (y hasta hipócrita), pero cuando se molesta conmigo suelta sapos y culebras por la boca, está demás decir, que en mi casa el respeto se perdió hace tiempo. Ella es de esas personas que te ofenden todo lo que quieran, “porque es la madre y tiene derecho”, pero yo como soy hijo no tengo derecho a ofenderme o herirme cuando ella dice cosas como: “Si no te hubiera parido, ahorita estuviera en Miami” o cosas hirientes que ni siquiera quiero repetir. Estoy harto de que me culpe por todo, cuando yo ni siquiera le hablo casi; si se le pierde algo me echa la culpa (no, no estoy mintiendo), si se cae es mi culpa, si la roban en la calle, es mi culpa, todo lo que ella padezca es mi culpa, yo nunca le hecho algo bueno según su forma de pensar. De verdad mi deseo más grande es irme lejos y ser libre de ella. Tengo miedo de dejarla sola, porque tiene 65 años y no tengo hermanos con quien dejarla, y por su terrible temperamento aleja a todos los que se han quedado en casa ocasionalmente, pero ya no más, no la soporto más. Yo soy plenamente consciente de toooooodos mis defectos, pero ella no es precisamente inocente y siento que yo no me merezco esto, yo no decidí venir al mundo, yo no quise parirme, fue ella quien planeó traerme al mundo, ¿para esto?

    • Tienes dos opciones:
      1. Si quieres ser libre trabaja en tu miedo de dejarla sola (ella es independiente)
      2. Si decides quedarte habla con ella y ponle limites (si mantienes la casa) podrías armarte de valor y regañarla para que entienda.

  4. Con mi papá las cosas nunca fueron muy fáciles, pero sé que hace unos 10 años atrás él tenía una actitud un poco más abierta con sus hijos. Él es muy dominante, siempre te dice que lo que estás haciendo está mal y que él lo hace así o asá. Buá…uno diría “y bueno, perdonalo” pero ha llegado un punto en el que todo lo que hace el resto es una porquería y sus ideas son geniales (?).
    Después de que fallecieron mi hermano (al que trataba fatal) y mi mamá, él comenzó a hacer su vida y a rechazarnos a mi hermana y a mí. Nos dolió un montón porque pensábamos que teníamos una familia unida a pesar de todo, pero él empezó pronto una nueva vida con otra mujer y tenía una paranoia con los bienes familiares (a lo que siempre remarcamos que no nos interesaba).
    La cuestión es que siempre cumplíamos el mismo ciclo: 1) está todo “bien”, almorzamos, nos llamamos y visitamos cada dos o tres semanas (vivimos a 200 km de distancia); 2) Le empieza a molestar nuestra presencia y comienza a maltratarnos con frases descalificantes y pocas ganas de que estemos ahí; 3) Ya no nos soporta y nos echa (lo hizo en dos navidades, por ejemplo); 5) Pasa unos meses sin hablar y vuelve a tomar contacto.
    A mí la verdad que me ha costado muchos años entender su dinámica y siempre lo “perdonaba” y trataba de continuar el contacto. En la última discusión dejé de hablarle y visitarlo, ya va casi un año que no lo veo. No es la primera vez que nos alejamos así, pero no en tantos meses.
    Honestamente quiero que reparemos la relación, pero no sé por donde comenzar y todo eso me tiene muy triste. ¿Qué me recomiendan?.

    • Muchas gracias por tu comentario. Debe ser difícil y duro vivir esta situación. Desde mi punto de vista, podrías empezar por expresarle a tu padre cómo te sientes y cómo te gustaría que fuera vuestra relación, pero sin echar cosas en cara. Hablar desde el corazón y no desde la razón, porque es más fácil entenderse cuando hablamos de nuestras emociones de lo que pensamos. Y una vez que hayas hecho esto, quizá tome conciencia, o hable de cómo se siente él en esta situación. Cuando abrimos el corazón, nos comunicamos de otra manera y podemos llegar a entendernos. Un saludo.

  5. hola, bueno tengo 24 años y mi madre 50, vivo solo con mi madre hace aporx 5 años, luego de que mi padre se fuera a vivir con su nueva pareja. En un principio ami no me afecto en lo absoluto, pero mi madre si se encontró muy afectada emocionalmente y de salud. Con el pasar del tiempo logramos superar el hecho de que mi padre ya no está en casa, pero fue ahi donde comenzaron los fuertes problemas con mi madre. Comenzamos a discutir mucho y por cualquier cosa ella sacaba a mi padre y lo comparaba conmigo y mis actitudes. Reconozco que no siempre trato bien a mi madre, aveces le falto el respeto y ella a mi. No se como arreglar la relación con ella, tiendo a criticarla mucho y ella a mi. Me tiene muy mal esta situacion yo la amo mucho y no quiero pelear mas con ella, tampoco soy muy bueno conversando, me bloqueo cuando son temas muy sensibles. Por ahora lo que hago es esperar otro día, otro momento y abrazarla y decirle que la amo…

    • ¡Hola!
      La situación es compleja. Quizá lo que haces es lo mejor que puedes hacer. Es difícil la convivencia entre padres e hijos adultos, sobre todo cuando uno de los miembros de la convivencia tiene un problema sin resolver como parece el caso de tu madre. Poner espacio de por medio suele mejorar mucho las relaciones. un saludo y gracias por tu aportación.

    • qué bueno que quieras seguir intentando. Todo intento por hacerlo es lo mejor que puedes hacer. El amor no se deja vencer. Busca trabajar la empatía. Ponerte en su lugar, tratar de entender porqué actúa cómo lo hace. Quizás no sepa hacerlo de otra manera. Si ves que las cosas se ponen mal, con cariño te vas y vuelves otro día. Siempre vale la pena intentarlo. El amor sincero tarde o temprano, triunfa.

  6. Mi hijo me falta mucho al respeto vivio conmigo hasta diciembre del año pasado que lo interne en un centro de rehabilitación por sus adicciones, la convivencia con él ya era insoportable ( tengo un hijo menor de 17 años y el tiene 28 años) estuvo en el centro de rehabilitación durante 6 meses lo saque de ahi por insistencia de mi mama, yo recientemente empece a vivir con mi novio y mi hijo menor, al salir del centro mi hijo salió y vive en casa con mi mama, ahora que el esta afuera del centro no ha cambiado para nada su actitud hacia mi, me falta mucho al respeto y lo ha hecho frente a mi familia mi madre lo escucha y en lugar de callar a mi hijo de decirle que no me falte al respeto a mi me dice que me calle, cuando yo le digo a mi hijo que por que me falta al respeto que cual es su problema conmigo, mi mama siempre me ha hecho sentir que no hago las cosas bien, me gustaria que me dijera como puedo mejorar la comunicación con mi hijo, ya que a mi mama no la puedo hacer cambiar ella tiene ya tiene 72 años

  7. Hola, muy bueno el articulo.
    Yo vivo con mi mama, mi hermano menor y mi esposo. Mi esposo y yo viviamos en otro estado y nos mudamos con mi mama hace alrededor de tres años. La convivencia entre mi mama y yo no es muy agradable. Tenemos puntos de vistas diferentes. Cuando salgo a pasear con mi esposo mi mama se molesta. Incluso le digo para que vaya con nosotros y no quiere. Apenas le gusta limpiar la casa o cocinar. Me siento como que pa mayoria de las veces tengo que hacer ambas cosas porque mi mama no le interesa. Ya hemos conversado hacerca de este tema varias veces y ella sigue igual, no ha cambiado su forma de comportamiento. Me dice mentiras y me oculta las cosas. Yo realmente nonse que hacet. Emocionalmente me siento afectada, pues pienso que a pesar de mi edad y tener un esposo, mi mama me esta manipulando y quiere que las cosas sean como ella quiere. No se que hacer., alguna sugerencia?
    Gracias.

  8. Silvia Rodriguez

    Tengo una hija que me ignora vive en otro pais me siento muy dolida tuve qye esforzarme en exceso para que ella saliera del Pais y ahora ni siqiera una llamada telef. me siento tan triste creo que la perdi para siempre 3s un dolor muy grande

  9. María Chavarria

    Hola! Mis hijos, a pesar de ser adultos y tener trabajo, todavía viven conmigo; (Ella 28 años y el 25años) siempre se han llevado muy mal, pelean constantemente y se agreden verbalmente. Yo he intentado poner reglas para evitar conflictos, peleas y faltas de respeto pero no sirve de nada. Mi salud física, mental y emocional ya no aguanta más! La relación con mi esposo, el padre de ellos está muy deteriorada y no cuento con su apoyo, de hecho tenemos que decidir si continuamos o nos divorciamos. Yo quisiera que todo esto se solucionara pero no veo cómo. Por ahora solo veo como salida que la mayor se valla de la casa pero no sé si es lo mejor.
    Podría darme alguna sugerencia???

    • Hola María, gracias por tu comentario. Las normas para la convivencia son bastante efectivas pero hay que ser firmes a la hora de llevarlas a cabo. Unas buenas normas deben llevas asociadas consecuencias positivas y negativas. Si se es firme a la hora de aplicarlas, deberían tener buenos resultados. Si las normas se aplican desde que son pequeños, aún tienen más efecto. Aunque sea ahora cuando se pongan las normas, pueden tener efecto si se aplican con firmeza. Como ves, lo estoy repitiendo bastante, pero es que si no es con firmeza, es difícil que la situación mejore. La unión hace la fuerza. Si tú y tu marido ponéis las normas de forma conjunta y las defendéis y aplicáis, eso os puede unir y podéis mostraros ante vuestros hijos como una unión sólida. Espero haberte sido de ayuda. Un saludo.

    • Lo siento es difícil congeniar los caracteres

  10. Pingback: ¿Imaginas una segunda oportunidad para decir las cosas que ni dijiste?

  11. Hola, excelente artículo! Felicitaciones!
    En mi caso sucede que yo aún vivo con mi familia nuclear, compuesta por mi hermano adolescente y mi padre. Mi mamá murió hace unos ocho años dejando una herida irreparable en la constitución familiar, sobre todo por la reacción de mi padre frente a eso: depresión que duro años. En aquel momento mi hermanito tenía solamente 6 años y yo en plena adolescencia sentí que debía encargarme de él. Esa época fue dura, tenía el ánimo por el piso, mi padre estaba muy mal y además teníamos muchísimos roces. La sola idea de imaginar el dolor de mi hermano y mi padre me rompia en mil, por eso a pesar de mi dolor persistía. Los años pasaron y el tiempo fue cicatrizando las heridas… Sin embargo , por alguna razón que no puedo identificar, desarrollé una coraza emocional ante ambos donde cada vez que ellos se manifiestan ante mí me cuesta muchísimo corresponderles. Me muestro siempre fría, distante… Como si no tuviera alma. De alguna manera los rechazo pero no entiendo porqué. Y ellos me lo demuestran constantemente. Intuyo que hay una mezcla entre resentimiento y fragilidad, derivados de alguna parte de mi pasado que no puedo resolver. Y así me muestro siempre: indiferente y apatica. Claro, en el fondo este es uno de los temas que más me duelen y por los que más lloro. Ellos dos son las únicas personas ante las que me muestro así, en el resto de mis relaciones soy naturalmente alegre y espontánea.
    Realmente he intentado mucho para salir de esa posición y cada intento me ha durado poco. No puedo dar con la raíz de ese dolor y siempre vuelvo a esconderme en la misma coraza de rechazo. Me gustaría oír tu opinión al respecto. Un abrazo grande. Lucia

    • Hola Lucía, muchas gracias por tu comentario.
      Con esto que me comentas grosso modo creo que puede haber resentimiento, como tú dices. Quizá el hecho de haberte tenido que hacer tan fuerte en esos momentos que también fueron muy duros para ti, es lo que lo genera. El adulto ahí era tu padre pero no se comportó como tal. Fuiste tú quien tuvo que tomar las riendas de la situación y madurar forzosamente. Tenías derecho a haber estado triste y sin embargo, tuviste que ser fuerte para que tu familia siguiera adelante. Es como si una parte de ti estuviera muy enfadada por aquello. Creo que la solución comienza por perdonar todo aquello, valorar todo tu esfuerzo, consolar a la adolescente que perdió a su madre, dejar de ser fuerte por un momento, permitirte que te cuiden y sanar las heridas que aún están abiertas. A veces no nos permitimos admitir que estamos enfadadas porque no es políticamente correcto, pero sin admitir la emoción, es imposible gestionarla.
      ¿Crees que puede ir por ahí la raíz del problema?
      Un saludo.

  12. Muy interesante leer su publicacion xq es mi caso.

  13. Muy interesante. En mi caso es al revés. Mis padres viven conmigo puesto que por falta de previsión no tienen ni propiedades ni ingresos que les permitan mantenerse. Todo lo asumimos mi esposo y yo. No niego que me han ayudado mucho con mis hijos y que mal que bien mi madre generalmente respeta. Sin embargo con mi padre tenemos demasiados “roces”. En mi casa está prohibido fumar, pero él para rompiendo la regla, se esconde…cuando no estoy lo hace y si le reclaman se pone pesado y cuando sí estoy me la tengo que pasar correteándolo. Tampoco respeta los espacios que tenemos mi esposo y yo, pues nos gusta cenar juntos, y él siempre “tiene algo que hacer” en la cocina a la hora que estamos allí…se mete, interrumpe las conversaciones…si estamos cocinando, nos corrige…es muy pesado. Yo hago de todo para no faltarle al respeto pero hay momentos que ahoga y reacciono mal…ya tiene 83 años…hace mas o menos 11 que vive con nosotros. Tengo una hermana pero no se hace cargo porque “no puede”. ¿Algo más que hacer? porque ya conversé pero no entiende.

    • Hola Lucy. La verdad es tu situación es curiosamente casi opuesta a lo que estábamos comentando anteriormente, pero está dentro del tema de las relaciones entre padres e hijos adultos. La verdad es que con 83 años… Veo difícil que una persona cambie sus comportamientos, sobre todo si no ve razón para ello. Si tras explicarle tus límites y tus razones, no te respeta, se me ocurre que quizá una cuestión de normas podría funcionar. Primero agotaría la vía del entendimiento: explicarle cómo te sientes cuando se comporta de la manera que lo hace. Y si eso no funciona, poner un sistema de normas de convivencia, con unas consecuencias tanto positivas como negativas. Puede parecer que lo tratas como un niño, pero no está mostrando demasiada madurez… Es lo único que se me ocurre así de primeras. No obstante me parece un tema interesante sobre el que investigar. Si esto no funcionara, o incluso aunque lo hiciera, te invito a que hagas de la paciencia y la comprensión tus aliadas. A estas alturas, creo que mucho más no se puede hacer. Trátalos bien y no te dejes llevar por el posible mal humor que te pueda generar la situación. Espero haberte servido de ayuda en algo. Un saludo y gracias por compartir tu experiencia.

  14. hola, desde hace bastante tiempo mi hijo menor predio el respeto por mi su papa y su hermana, he tratado de diferentes formas y ninguna da resultado, todos dicen que me aleje, pero la sangre llama, y ahora el tiene un niño que yo literalmente muero por conocer y cargar, pero el no nos permite, que hago? estoy desesperada

    • Hola María,

      Veo que es una situación complicada. ¿Qué es lo que has tratado de hacer exactamente? Necesitaría más información. Intentar poner unos límites con respecto al respeto con el que os tratéis es lo que se me ocurre. No obstante, tú eres quien puede decidir el precio a pagar por ver a tu nieto.

      Un saludo,

  15. Vivo con mis padres por una cuestión de economía y me están volviendo loca! Siempre me dejan en claro la jerarquía que ellos tienen y me dicen que mis sentimientos nunca van a ser como los de ellos. Si estoy cansada, ellos lo están mas y no debo compararle (es terrible si lo hago) si estoy molesta o dolida, ellos lo están más (sobretodo si es con mi hermana que es muy fría y dura, pues ellos son los padres y yo solo la hermana) Me hacen sentir mal, que no valgo tanto. Que todo lo que siento y hago esta mal o mal dirigido. No les puedo contar nada sin terminar discutiendo. Me hieren y me faltan el respeto constantemente. No se que hacer. Trato de hablar conversar civilizadamente con ellos pero siempre terminamos discutiendo porque según ellos no entiendo pero es que no estoy de acuerdo con lo que plantean pero si no hago o vivo como ellos creen yo estoy mal y soy una terca. Soy muy, demasiado, diferente a ellos. Como polos opuestos. Pero ellos creen que su forma es la mejor forma y que me debe ir bien a mi, pero yo soy diferente. Primero que nada tengo una condición genética que me hace sensible y emocional y me trae problemas para captar la indirectas y entender el lenguaje corporal con facilidad. En fin, eso no lo entienden y son muy duros conmigo en eso. Yo amo como soy, no sere tan sociable y soy muy selecta con mis amistades, pero también me gusta eso de mi. Pero justo hoy me han dicho que si no me he casado es por mi culpa por no querer salir en grupo cuando era mas joven. Siempre he sido mas madura que las personas de mi edad (sobretodo cuando era más joven) y muchos de los comportamientos que tenían me irritaban. Eso lo he superado y soy mas tolerante pero les da igual y esa imagen de mi no se les ha ido. Nunca he tenido pareja, pues tengo miedo a ser lastimada (traumas de la infancia que no he logrado superar) y además soy Bisexual en el closet. Yo no soy perfecta, pero ellos sacan lo peor de mi. Debería controlarme y lo hago más ahora, pero me cuesta. Me esfuerzo para hacer las cosas bien y el menor error malogra todo mi esfuerzo y eso me frustra. No busco su aceptación, solo llevarnos mejor, pero no lo logro. No me tratan como a un adulto y a veces sacan la adolescente en mi. Lo odio. Porfavor, ayuda!

    • Hola Tinkerbell. Entiendo lo que me comentas, veo que estás en una situación bastante límite. La situación no tiene ninguna pinta de cambiar y es que la convivencia con los padres cuando somos adultos, no es nada fácil. De hecho, la convivencia por obligación es difícil con cualquier persona, y más cuando los es con gente con la que no has escogido vivir, pero aún más con familiares o personas con las que ha habido un vínculo estrecho. Si por controlarte, te refieres a que intentas gestionar tu frustración, te felicito por los esfuerzos que puedes estar haciendo. Pero si te refieres a reprimir todo lo que les querrías decir, eso puede estar dañando tu autoestima, lo cual va a aumentar tu susceptibilidad y, por lo tanto, la posibilidad de conflicto. Aceptar que la situación que hay es la que es, es el primer paso para que empieces a tolerar tu frustración. No hay que esperar a que las cosas cambien, es muy difícil que las otras personas modifiquen su comportamiento, sobre todo si no ven razón para ello. Y este caso es así, ellos están en su casa. Poner distancia de por medio suele mejorar estas relaciones porque al haber menos contacto hay mucha menos posibilidad de conflicto. Espero haberte ayudado, un saludo!

      • Muchas gracias por tu respuesta. Si se que estoy en una situación limite. Estoy haciendo lo posible para mejorar mi situación económica para poder independizarme. Es que a veces me hacen sentir que lo que pienso esta mal, lo que siento está mal y me hacen dudar de mi misma. Parte de la inseguridad que tengo. Mi mamá es experta en manipulación y mi papá es marino y me trata como a su subalterno. Si trato de manejar mi frustración pero también me limito en lo que les digo con respecto a lo que siento para protegerme y lo que pienso para no ofenderlo. No es que los quiera insultar, pero no le puedo decir a mi mamá que es una exagerada cuando se enferma y que me desespera verla como moribunda por un resfriado. O que me hable como en su lecho de muerte. Ella es muy sensible e irascible y puede reaccionar de manera muy violenta e hiriente. Mi papá igual me hiere para que “reaccione”. Hoy me llamó conchuda por una sonsera que ni tenía que ver con el ni mi mamá. Alza la voz y es muy dominante. En fin. Se que me debo ir de aquí y espero hacerlo pronto. Solo necesito que me digan que no estoy loca y que lo que siento no es por mi culpa solamente. Me paran diciendo que me victimizo solo por decir cómo me siento. Si digo que me siento aislada de la familia y que me toman por sentada me responden: uy si, pobrecita tu. En fin. El tema es largo y solo necesitaba soltarlo. Muchas gracias.

        • Tinkerbell. Yo soy carmen y soy madre de 2 precioso hijos un varón de 27 años y una hija de 21 años…se que es muy difícil convivir y llevar la fiesta en paz con ellos…se y entiendo como te sientes porque los mimos estoy pasando con mi hijo de 27 años lo mismo que dices eso mismo lo vive el. Y no lo podemos entender aunque trato de muchas maneras pero ya no es posible ni para el no para mi ni para nadie…definitivamente aunque duela es mejor la separación. Le he pedido a los dos que ahorren y se alquilen un lugar donde vivir; así ellos mismo sin que yo les diga nada tendrán que aprender a valorar y a ser responsables de sus acciones y limpieza de sus havitaciones…porque nobles gusta la disciplina ni las reglas…dicen que soy muy exagerada y que todo lo quiero correcto y a la hora que yo lo digo. Eso dicen que soy..Que no los entiendo y siento que con eso quieren usar de chantaje. Entonces les digo que si no les gusta como soy y no me soportan..Entonces que hacen a mi lado están en todo su derecho de buscar en donde vivir en paz y que nadie les diga como vivir a eso si les recalcó mucho de acuerdo como vivan es responsabilidad de ustedes…Si eligen lo bueno les ira bien y si eligen lo malo mal vivirán ustedes son su propio arquitecto de su propio destino nadie va a elegir tu vida sino tu mismo decides como vivirla; ya tiene la edad suficiente como para tomar decisiones buena o malas tienen que aprender y si aún no hay madurado la vida se encargará de enseñar a golpes…mi madre tenía un dicho si tu no habías tu manera de vivir…La vida se encargará de cambiarte a su manera…Así que es mejor que pienses en lo que a ti te beneficie. Un dicho muy sabio. El que no disciplina a su hijos pequeños en La calle los corrigen a golpes. Bueno creo que es todo. Muchas gracias por leer mi comentario. Y pues busque la manera de estar bien sean fuerte mentalmente espiritualmente y emosiconalemente Dios los bendiga. El respeto al derecho ajeno es la PAZ.

  16. Ante cualquier situación familiar ,normal de disgusto o de diferente pensamiento o acción tomada por lo mayores ;los hijos DEBEN tratarlos con respeto .SI o SI no es justificativo que un error ,equivocacion ,olvido u acción dé, a un hijo/hija la atribución de un trato desmedido despectivo, grosero ,despreciativo .Deben recordar,pensar,considerar,que son sus padres.QUE NO OLVIDEN “COMO SEAS CON TUS PADRES SERAN TUS HIJOS CON VOS”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.