Si pudiera volver atrás…

Escribo este post inspirada en este vídeo.

Me habría atrevido a más cosas, porque ahora sé que no pasa nada si no salen.

No pasa nada...

No pasa nada…

Habría dado más veces el primer paso.

Habría dicho más veces lo que pienso.

Habría pedido más lo que quería, ahora sé que el “no” ya lo tenía.

Me hubiera responsabilizado solo de mis emociones para no entrar en chantajes emocionales.

No hubiera dejado para mañana lo que podría disfrutar hoy.

Me hubiera vestido y peinado de forma más estrafalaria (aún) porque lo que piensen los demás sólo está en mi mente.

Ahora estoy orgullosa de todas las veces que intenté algo y no era lo que esperaba o no me salió. Porque la sensación de haber tachado algo de la lista es casi mejor que el resultado en cuestión.

Ir a sitios que no fueron lo que esperaba.

Ir a sitios que no fueron lo que esperaba.

Hay cosas que no cambiaría, porque aunque no fueron beneficiosas, sé que no era capaz de hacerlas de otra manera.

No me arrepiento de nada.

Eso no significa que me enorgullezca de todo.

Si hubiera sabido hacerlo mejor en el momento, lo hubiera hecho. Si hubiera sabidos las consecuencias negativas de alguno de mis actos, no los hubiera llevado a cabo.

10155786_439896016200185_8833407388558562043_n

Pero al no saberlo, lo hice lo mejor que supe.

En la vida se toman muchas decisiones. Y cuantas más se toman, mejores son. Y cuanto más nos creemos que lo hacemos lo mejor que sabemos, mejor nos recuperamos de una “mala” decisión.

Aunque volver al pasado no se puede, muchos de nuestros de nuestros lamentos, se pueden subsanar en el presente. ¿Cómo? Haciendo lo que no se hizo. Nunca es tarde.

El pasado tiene que servir para aprender, no para aferrarse a él y darse de cabezazos contra la historia de lo que ya pasó.

Cuando comprendemos porqué nos comportamos de aquella manera y nos perdonamos, somos capaces de tratar de cambiarlo en el presente.

El miedo al rechazo, el no sentirme merecedora de lo que yo quería, la creencia de que no iba a poder sobreponerme a un “no” y alimentar al miedo fueron mis errores. Intentaré no repetirlos tanto de aquí en adelante.

A ver cómo me va con eso.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.