¿Tiene algo de malo que le diga a mi hija que es guapa?

“Hace unos días escuché de casualidad en M80 que un papá periodista del programa no iba a volver a decirle guapa a su hija porque se crean expectativas que luego no se ajustan a la realidad. ¿A qué se refiere exactamente?”

Últimamente leo muchos artículos relacionados con cómo no elogiar a los hijos puesto que, en lugar de hacerles un favor, puedes estar generándoles una presión contraproducente.

Por ejemplo, adularlos alucinando cuando nos enseñan un dibujo “normalito” puede ser una reacción muy común a la par que desproporcionada, y les puedes estar transmitiendo que todo lo que hacen, con o sin esfuerzo, es maravilloso, cuando probablemente no sea así.

Las palabras juegan un rol clave a la hora de alabar a tus hijos.

Las palabras juegan un rol clave a la hora de alabar a tus hijos.

También he visto cómo se hace hincapié en no hablar a las niñas sobre su cuerpo, no comentarles nada sobre su físico, ya que mal entendido, cualquier comentario puede tener consecuencias fatales.

confianza-desmotivaciones-92

Realmente, emitimos juicios sobre los niños, con una frecuencia de la que no somos conscientes: “es muy bueno”, “es muy cariñosa”, “se porta muy bien”, “saca muy buenas notas”, “lo hace para fastidiarme”, “es un terremoto”, “es un poco moñas”, “jugando a fútbol es un paquete”, “es muy competitiva”… En este vídeo se ven muchos ejemplos: https://www.youtube.com/watch?v=5aATDUcE57k

Pero es que lo hacemos también con mucha frecuencia sobre todo lo que nos rodea: “vaya día que hace hoy”, “la cena de anoche estaba regular”, “mi amiga está muy rara”, “ése es un buen coche”, “este pueblo es precioso”, “fulanita habla muy bien”, “esa hombre es un vago”…

Quizá te preguntes qué tiene esto de malo, ¿existe acaso otra forma de hablar? Pues de malo tiene que son valoraciones propias, personales, juicios de valor y no descripciones de la realidad. Todo lo entrecomillado podría decirse de otra manera, en un lenguaje más neutro y descriptivo. Porque lo que para el padre es un niño muy bueno, para el maestro puede ser un niño manejable y dócil, y estamos hablando del mismo niño. Pero si el niño ve que se le dice que es bueno por ser obediente y nunca expresar sus desacuerdos, entonces hará de la obediencia un valor y puede que se olvide de expresarse y convertirse en una persona pasiva (con agresividad contenida).

No voy a explicar cómo hay que hablar o describir la realidad, pero sí me parece muy importante que tomemos conciencia de los juicios de valor que hacemos incesantemente, y más sobre la conducta de nuestros hijos.

¿Por qué los hacemos? Muchas veces, delante de ellos, para modificar su conducta. Y muchas veces da resultado: si le dices “te estás portando muy mal”, puede ser que deje de hacerlo. Pero la realidad es que está haciendo algo que no quieres que haga por lo que sea. Puede que te lleve más rato y energía decírselo así que de la otra manera, pero es más ajustado a la realidad y claro decir que no quieres que se porte así que decirle que se está portando mal (y si además le explicas el porqué, mucho mejor, con una sola vez si te ha entendido, es suficiente).

Cuando somos pequeños, nuestra necesidad de aprobación es altísima, somos capaces de casi cualquier cosa por agradar a nuestros padres, aunque no lo manifestemos abiertamente o expresemos incluso lo contrario. Por eso es tan fácil controlar a los niños a través del chantaje emocional y la manipulación. Hay que tener mucho cuidado con esto. Puede ser efectivo en el momento pero devastador a largo plazo.

Y tratando de volver a la pregunta de si decirle guapa o no a una hija… Después de todo esto, creo que debe ser una decisión personal… Pues vaya, ¿no? Creo que puede ser peligroso hacer hincapié en el físico de nuestros hijos e hijas, la estética es un valor en esta sociedad que se nos ha ido de las manos (Photoshop, cirugía, trastornos alimenticios…). Decirles que están guapos algún día porque se han vestido de forma diferente, no creo que sea malo. Eso sí, si se lo decimos a un hijo, se lo tenemos que decir a todos… El peligro es que si hay niños guapos, ¿los hay feos? ¿Según quién? ¿Deben saberlo? Aquí es donde se siembra a veces la semilla que acaba floreciendo en “es que los niños son muy crueles”. Los adultos empezamos diciendo a una niña que es guapa y esto acaba mutando en bullying a un compañero que pesa más que la media de su clase… Puede que sean estas pequeñas cosas, matices sin aparente importancia, los que siguen perpetuando que se siga juzgando, valorando, insultando, opinando y criticando con tanta facilidad, y que finalmente los niños hagan lo mismo que los adultos, lo que ven, lo que les hacen a ellos.

Respetar es no juzgar.

Respetar es no juzgar.

No sé si lo que acabo de decir es una exageración, sí lo es si se hace de forma puntual, pero el otro día me contó una amiga que su sobrina de tres años había dicho esta frase: “creo que me he engordado”. Quizá le estamos dando demasiada importancia al físico, no sé.

Probablemente no esté dando respuesta a esta consulta, pero al menos espero haber invitado a reflexionar sobre el tema. ¡Gracias por transmitirme vuestras inquietudes!

Marcar como favorito enlace permanente.

2 comentarios

  1. Yo le digo a mi hija mucha veces que es preciosa, que es guapa, que es bonita, que es lista……y más cosas. Y ella no lo toma como guapa o bonita de belleza física, ni yo sé lo digo le eso. Sabe q son los ojos del amor, que la veo así porque la quiero mucho, igual que veo así a las personas que adoro, preciosas. Por dentro, por fuera….o hay un medir si de verdad son guapos o no para no crearles falsas expectativas y q se frustren??!! Toda la vida se ha hecho y eso no ha creado los trastornos alimenticios. Es otro tipo de cosas vigentes en l sociedad actual lo q crea esos comportamientos.
    En mi familia, de toda la vida, la hermosura es un completo q irradia del alma. Y no decirle todo eso a mi hija sí he me parecería una crueldad.
    Hay un refrán muuuyyyy antiguo que dice “lo que del corazón rebosa, sálese por la boca”. No se puede medir tanto las palabras al expresar amor.
    Y vale para tu hija, hijo, padre, madre, hermanos, marido, esposa…..preciosos, bonitos, los más guapos del mundo, los más importantes, todo es perfecto!.
    Y cuando se porta mal por supuesto un té estás portando mal por esto y lo otro, y no me gusta q lo hagas por esto otro, y que lo comprenda.

  2. Antes de ser padres deberían enseñarnos o recordarnos muy bien los valores y el respeto, dado que esto parece ser la pescadilla que se muerde la cola…hasta que llegó Pilar Lopez!! Muchas gracias por tus enseñanzas, son un regalazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.