El aspecto de las niñas

Cuando en una sesión sobre coeducación hago la pregunta sobre qué diferencias hay a la hora de tratar a niños y a niñas, afortunadamente, cada vez hay más respuestas y menos silencios. El tipo de juguetes que se regalan, cómo reaccionamos ante un llanto de niña o ante un llanto de niño… Pero me sorprende que haya cosas mucho más visibles que no salgan en esas respuestas.

sigue leyendo

Minimizar los celos antes de que exista un segundo hermano

Varias veces en terapia he tenido que trabajar el tema de los celos entre herman@s. Cuando una pareja me dice que van a tener un segundo hijo, me dan muchas ganas de ayudarles a prevenir lo que probablemente puede suceder. A veces me meto donde no me llaman, pero la prevención ahorraría tantos males…

sigue leyendo

A tu hij@ le van a pasar cosas malas

Siento ser yo quien te lo diga, pero es así.

sigue leyendo

El mito del amor incondicional

Siempre que hablo del amor incondicional, levanto ampollas. Suelo decir que apenas existe.

sigue leyendo

L@s niñ@s maleducad@s

El otro día hablamos de asertividad en una escuela de padres y madres y me he decidido a escribir sobre ello.

sigue leyendo

Sólo quiero que mis hij@s sean felices

Esta es una frase que escucho mucho. Mas aún en la sesión “¿Qué es lo importante para mí en la educación de mi hij@?”.

sigue leyendo

No quiero ser una madre coñazo

Esta frase me la dijo una madre que me pedía ayuda hace un par de años.

sigue leyendo

Pequeñas cosas que previenen terribles consecuencias

Este verano he estado compartiendo muchos posts y vídeos relacionados con la educación emocional. He observado cómo hay una resistencia muy potente a la hora de cambiar según qué hábitos que no son nada respetuosos, bien con l@s hij@s, bien con sus pregenitor@s.

sigue leyendo

¿Por qué hay cada vez más acosadores escolares?

El acoso escolar me da mucho trabajo y por ello reflexiono a menudo sobre este tema.

sigue leyendo

Pasarlo mal por tus hij@s es malo para tus hij@s

Pero además no te sientas mal por sentirte mal eh, ¡que nos conocemos!

sigue leyendo