Desmontando el arrepentimiento

El otro día me comentaba una persona cercana a mí que se encontraba un poco mal, “plof” según ella, imagino que decaída, desanimada y algo triste, porque se arrepentía de no haber estudiado “en su día”. Lo pongo entre comillas porque aunque puede ser más favorable hacer las cosas en un momento determinado, no hay un solo momento para cada cosa en la vida.

Resulta que quiere promocionar en su trabajo, y si hubiera terminado sus estudios, hoy en día podría hacerlo.

Los "si hubiera" suelen ser mentira.

Los “si hubiera” suelen ser mentira.

 

Pues bien: ES MENTIRA. Nucas sabrá lo que hubiera pasado si los hubiera terminado. Es que no existe esa posibilidad, no es posible, sólo hay un pasado, el que pasó, que nos ha llevado a este presente, el único. Y mejor o peor, es el único. Eso sí, también podemos mirarlo con mejores o peores ojos. Es decir, que si le damos un montón de importancia a eso que no hicimos que nos impide hacer lo que queremos ahora, todo nos parecerá oscuro y sin posibilidades. Pero si valoramos todo lo que sí tenemos: salud, familia, amigos, amor, cobijo… la cosa cambia, ¿no?

Lo que sí es variable es el futuro, y ahí es donde tenemos más poder de decisión. A veces pensamos que algo que hicimos en el pasado es irreversible: “no estudié entonces y no puedo prosperar en mi trabajo”. ¿Seguro que no hay otras maneras? Si de verdad quieres, búscalas, es muy posible que las encuentres. Y si no, y no estás content@ con tu situación laboral, siempre puedes tratar de cambiarla.El gran arrepentimiento

Y es que arrepentirse… no me acaba de convencer. No sé si está dentro del acto de bienpensar. Veamos lo que dice la RAE:

Arrepentirse:

1. Lamentar [una persona] haber hecho o haber dejado de hacer alguna cosa.

2. Volverse atrás de una decisión o no ser consecuente con un compromiso.

Utilizamos con cierta frecuencia este verbo, sobre todo, dentro del ámbito de las filosofías de vida: “es mejor arrepentirse lo que se ha hecho que de lo que no”, “no me arrepiento de nada”, etc.

Por otro lado, este concepto, está bastante relacionado con la religión, con arrepentirnos de nuestros pecados y, consecuentemente, de pagar una penitencia por ellos, llamémosle castigo, culpa o como quiera.

Cuando hacemos algo, solemos hacerlo lo mejor que podemos o sabemos. A veces actuamos por hartazgo, o estamos saturados, o no podemos más, y nos permitimos la licencia de hacer algo que quizá sabemos que no es lo mejor, pero es que no podemos más. O somos jóvenes y hacemos lo que nos dicta nuestra inexperiencia. Nadie aprende en cabeza ajena y por mucho que te digan lo que no tienes que hacer, es mejor, hacer lo que uno cree que tiene que hacer, que no intentarlo por lo que le digan los demás o los miedos que tengamos.

¿Acaso actuamos alguna vez haciéndolo mal conscientemente? Puede ser que dejándonos llevar por la rabia, la envidia, los celos… nos comportemos mal con alguien. Pero aún así, no sabíamos hacerlo mejor. Y aquí, mostrar el arrepentimiento cuando le hacemos daño a otra persona, por ejemplo, sí que es constructivo, porque es una forma de admitir un error, gracias al cual podemos crecer mucho interiormente.

10155786_439896016200185_8833407388558562043_n

Pero volviendo al caso que nos ocupaba, el de arrepentirse por una decisión vital que tomaste y para terminar, os propongo estas pautas:

  • Piensa que sólo existe un pasado, no uses el si hubiera con tanta frecuencia (hace daño).
  • Confía en el tú del pasado, seguro que cuando hiciste eso, era lo mejor que creías que podías hacer.
  • Piensa en todo lo que sí has hecho “bien” y gracias a lo cual te encuentras donde estás.
  • Busca una solución en el presente para subsanar lo que hiciste en el pasado y mejorar tu futuro.
  • Sólo puedes actuar en el aquí y en el ahora, así que no te vayas a otros tiempos pasados.
  • Nada de castigos ni penitencias, seguir a tu instinto en ese momento, aunque ahora lo veas ridículo, fue un acto de valentía en sí mismo.
  • Que lo que llamamos arrepentimiento sirva para reflexionar sobre lo que no queremos repetir en un futuro.

sostres

¡Así que nada de lamentos, puede que te equivocaras, pero en el momento fue lo mejor que se te ocurrió!

Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: ¿Y si nos sucede lo que necesitamos aunque no siempre nos guste?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.