Hoy ha salido el monstruo de mí (parte 1)

Aquí la consulta de una madre en un mal día:

“Hoy mi hijo de casi 4 años le ha metido la mano sucia, muy sucia, a su hermano de menos de un año en la boca, cuando le he dicho mil veces que eso no se hace y le he explicado por qué. Bueno, pues me he encontrado llamando “cerdo” al mayor a la vez que lo miraba con la mirada intimidatoria con la que mi padre me miraba a mí, amenazándole con tirar sus juguetes y castigándole a irse a la cama sin cenar…

Los hermanos mayores no dejan de ser niños.

Los hermanos mayores no dejan de ser niños.

¡¡Qué mal me siento ahora!! Pero llevo mucho tiempo diciéndole las cosas mil veces de diferentes maneras para que las haga, utilizando un tono dulce una y otra vez, hasta que a la décima vez que se lo digo sale de mí el monstruo que grita… Ainssss mira que siempre le hablo bien pero cuando no me hace ni caso después de varias intentonas lo único que me funciona es poner el grito en el cielo…

Evitar perder el control es bueno para ti.

Evitar perder el control es bueno para ti.

Y me pregunto qué puedo hacer para no caer en ello, y me pregunto si realmente funciona el hablar con niños de tres años que no son maduros para razonar un porqué aunque se lo expliques de la mejor manera, y veo a mi alrededor  millones de comportamientos de niños a mi parecer malos que no tienen consecuencia alguna, y que a mí no me gustaría que mi hijo hiciese, y me pregunto cómo se frenan cuando no entienden, cuando no son capaces de valorar la gravedad de sus consecuencias… Ainssss y me pregunto si lo hago bien o lo hago mal, si debería ser menos recta, más consentidora… Ufff que montón de dudas…”

Lo primero, muchísimas gracias a esta madre por compartir esta experiencia, seguro que otras muchas personas se pueden sentir identificadas con esta situación. Y lo segundo, aquí va mi visión de asunto…

  • Está muy bien que le digas lo que se hace y lo que no y, mejor aún, si lo haces acompañado de un porqué. Lo que no significa que esto vaya a dar un resultado a corto o medio plazo.
  • Lo que hay que evitar es el hacerlo mil veces. Si es una conducta recurrente que quieres erradicar te aconsejo que pongas unas normas consensuadas con tu hijo cuando estéis amb@s tranquil@s. Y tiene que haber consecuencias positivas si las cumple y negativas si no lo hace. No des por normal que no “se porte mal”, cuando lleve un rato sin hacer alguna conducta del tipo molestar al peque, verbalízaselo, que se dé cuenta de que por el momento lo está haciendo bien. También puedes utilizar la afectividad para reforzar la buena conducta.
  • Si lo hace menos veces de lo habitual, prémiale también. Y si lo hace igual o más veces, busca una consecuencia lo más inmediata posible y que tenga relación con el acto. Ahí ya sabrás tú mejor con qué responder: quitarle un muñeco un rato, salir más tarde al parque, reducir el tiempo de juego…
Cuando estén juntos y el mayor no le haga nada al pequeño, ¡premio!

Cuando estén juntos y el mayor no le haga nada al pequeño, ¡premio!

  • Sé comprensiva contigo misma y no te castigues. Es normal que se te escape en el momento alguna palabra de la que luego te arrepientas, pero, ¿a quién no le pasa? Piensa que tú lo está haciendo lo mejor que sabes, si pudieras hacerlo mejor, lo harías. Además, la culpa no es precisamente una buena compañera en el proceso de la crianza.
  • También puedes plantearte que quizá no sea tan grave lo que ha pasado. El pequeño no se va a intoxicar. Está bien que digas al mayor que no lo debe hacer, pero trata de ver que no tiene tanta importancia. Eso te ayudará a que el monstruo no sea más que un monstruito.

Hasta aquí la primera parte. La semana que viene, contesto a lo demás, ¡gracias de nuevo por compartirlo con tanto detalle!

Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: Desarrollar el autocontrol con los hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.