Ante un favor, no me des las gracias

Yo cada día le doy menos importancia a las palabras y más a los actos.

Y eso que para mí el lenguaje es importantísimo, me encanta y creo que vertebra nuestra vida. Pero no voy tanto por el lenguaje sino por la comunicación.

Los modales son las formas que se nos han enseñado para relacionarnos cortésmente con las demás personas. Gracias, por favor, de nada… Se supone que estos modales tienen detrás unos valores, como agradecer y unas actitudes como la empatía.

Podemos ser personas muy educadas con las formas, pero no en el fondo. Y ahí se nos ve el plumero. Cuando se nos escapa el tono que revela lo que realmente sentimos.

Me pongo a escribir este artículo porque creo que la mejor forma de ser agradecid@ es recordar cuando alguien ha sido generos@ contigo o te ha hecho un favor, por ejemplo. Y con recordar, me refiero a devolver.

A veces me hacen algún favor importante para mí. Que conste que yo no pido muchos favores. Intento ser autosuficiente y no enmarronar demasiado a nadie. Consecuentemente, tampoco me gusta que me enmarronen a mí.

El caso es que yo, que voy bastante a lo mío, soy de agradecer mogollón cuando alguien me hace el favor, pero el agradecimiento se me pasa con el tiempo. Y cuando, un tiempo después, alguien que me ha hecho un favor luego me pide otro, parece que no me viene bien.

Ay, qué mala memoria tenemos para algunas cosas…

Eso sí, cuando me hacen los favores, a veces, aparte de agradecimiento, siento culpa. Culpa por no haber sido igual todo lo recíproca con la otra persona.

Así que para evitar todo eso, he decidido seguir dando las gracias, pero demostrando mi agradecimiento con actos.

Mi padre es una persona que en cuanto le pides un favor, te lo hace. Es un tío diligente y nunca deja nada para después. Si necesito que me corte alguna madera, es decir y hacer. Cuando le pido ayuda para que me ayude a desmontar un mueble, ahí está. Pero a mí no siempre me viene bien echarle un cable con el móvil o con internet. ¿Le vendrá bien a él hacerme esos favores tan rápidamente? Probablemente no, pero lo hace.

Mi padre después de romper un árbol que nos impedía pasar.

Precisamente él no es de dar las gracias cuando le hago un favor y tampoco es que las reciba muy bien. Creo que en el fondo, él entiende lo de dar las gracias, con actos. Menos palabrería y más demostrar. Aunque nunca lo hemos hablado.

Así que yo he decidido intentar tener muy presente cuando alguien me hace un favor, para que cuando me pidan algo similar, estar dispuesta y disponible lo antes posible. Creo que es la mejor manera de dar las gracias. Y no solamente ser recíproca con la gente que me hace favores, sino en general.

Las palabras son importantes pero sin actos que las respalden, pierden todo su valor.

Próximamente: “te quiero un montón pero nunca tengo tiempo para tomar contigo un café”.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.