Y tampoco me ha ido tan mal…

Si te dieron algún bofetón, si veías películas que no eran adecuadas a tu edad, si tus padres discutían delante de ti…

sigue leyendo

Qué pocas cosas bonitas nos decimos…

Hace un tiempo intenté montar un jueguecito de estos de facebook con el objetivo de subirnos un poco la moral, aunque no tuvo mucho éxito… Bueno, quizá mis expectativas eran demasiado altas y no fue todo lo viral que me hubiera gustado. El caso es que a mí me hizo sentir bien. Lo acompañaba de esta imagen.

sigue leyendo

Sólo quiero que mis hij@s sean felices

Esta es una frase que escucho mucho. Mas aún en la sesión “¿Qué es lo importante para mí en la educación de mi hij@?”.

sigue leyendo

No quiero ser una madre coñazo

Esta frase me la dijo una madre que me pedía ayuda hace un par de años.

sigue leyendo

Cosas que hacemos para no ser felices

Detectar qué hacemos para no ser felices es tan importante como saber qué hacer para serlo. Cuantas más cosas sepamos sobre como acercarnos a ese estado de calma y tranquilidad, mejor.

sigue leyendo

Pequeñas cosas que previenen terribles consecuencias

Este verano he estado compartiendo muchos posts y vídeos relacionados con la educación emocional. He observado cómo hay una resistencia muy potente a la hora de cambiar según qué hábitos que no son nada respetuosos, bien con l@s hij@s, bien con sus pregenitor@s.

sigue leyendo

Mi hijo de 7 años me ha dicho que me tiene miedo

Esta es una consulta que me han hecho recientemente. Os pongo en contexto.

sigue leyendo

¿Por qué hay cada vez más acosadores escolares?

El acoso escolar me da mucho trabajo y por ello reflexiono a menudo sobre este tema.

sigue leyendo

El buen “autotrato” es la clave para mejorar la autoestima

En el valle de Roncal me han abierto sus puertas de par en par y este año he dado allí de dos cursos. (¡Aprovecho para daros las gracias!)Uno de ellos para padres y madres y otro para adult@s, para que aprendan a gestionar sus emociones. Hacía tiempo que no daba uno de estos últimos y me doy cuenta de que lo echaba de menos. Porque no dejo de aprender.

sigue leyendo