El mito del tiempo de calidad

“Paso poco tiempo con mis hij@s, pero el que paso es de calidad.”

Esta frase la he leído y la he escuchado muchas veces. No me acababa de convencer demasiado, pero no sabía por qué. Con el tiempo y la experiencia, he ido llegando a conclusiones más esclarecedoras.

Cuando trabajo con familias haciendo terapias, en muchas ocasiones, el tiempo cura muchas heridas. Pero no en el concepto que estamos acostrumbrad@s, sino en el concepto del tiempo compartido.

Muchos casos de acoso escolar en infantil o primaria, en los que hay que trabajar la autoestima, cuando se aumenta el tiempo familiar compartido, mejora el estado de ánimo del niño.

En otros casos de chaval@s más mayores en los que, por ejemplo, se da una rebeldía que va poco a poco mellando las relaciones paternofiliales,  pasar más tiempo con ell@s, mejora la situación.

Yo no sé si os acordáis de vuestra infancia, pero yo recuerdo que cuando mis padres o mis hermanas decidían jugar conmigo, era lo mejor del mundo. No deseaba otra cosa. Y la verdad, no ocurría mucho. Una vez, una de mis hermanas se puso a jugar con una amiga mía y tuve un ataque de rabia horrible.

Conecta con ell@s a través de la empatía

Pues si tenéis eso presente, os será más fácil buscar tiempo para estar con vuestr@s hij@s. El tiempo es el mejor regalo que les podéis hacer.

Es el bien más preciado.

El problema es que la sociedad en la que vivimos no favorece esto. Trabajamos muchas horas, estamos metid@s en mil fregados, queremos llegar a todo… Y nos da un poco de pánico el aburrimiento. Estaría bien ir cambiando la creencia de que todo el tiempo hay que hacer cosas porque obedece al mundo empresarial de la rentabilidad. Pero es que nosotr@s no somos máquinas ni nuestra vida es una cadena de montaje.

Hacer nada es bien.

Con esto tampoco digo que haya que volcar todo nuestro tiempo en l@s crí@s, que sean el centro de nuestra vida y que esté mal que hagamos cosas sin ell@s. Que a veces de un extremo nos vamos al otro. Lo suyo es tratar de encontrar el equilibrio, o al menos tender hacia él.

Cuando pasamos tiempo con l@s niñ@s perciben que son importantes. Vosotr@s les conocéis. Su padre y su madre son lo más importante para ell@s, su mayor fuente de alimentación emocional. Todo lo que hacéis tiene significado e influencia para ell@s.

El concepto de calidad es importante, porque por mucho tiempo que pases con tus hij@s, si no hay interacción, relación, conexión o compartir, es como si no estuvieras con ell@s. Incluirlos en las conversaciones, tenerles en cuenta, hacer actividades conjuntamente…

Elocuente, ¿verdad?

Creo que es importante tomar conciencia de esto, para luego decidir el tiempo que pasas con ell@s o sin ell@s y de qué manera.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.