El súmum de la resiliencia

La verdad es que cuando conocí la historia de María Belón, flipé. La suya y la de toda su familia. Pero ahora que he visto esta entrevista… Me quedo sin palabras.

María Belón, supervivien del tsunami de Tailandia en 2004.

María Belón, supervivien del tsunami de Tailandia en 2004.

Creo que esta mujer es el colmo de la inteligencia emocional. Es una pasada. Es una inspiración. Es la mayor dada de vuelta a una tortilla que he conocido en mi vida.

Habrá habido más casos en el mundo quizá, pero esta mujer me ha llegado muy adentro.

Frases con las que me quedo: “eres más fuerte de lo que crees”, “la vida es solo un ratito, “el tsunami es el mejor regalo que me ha hecho la vida”, “tengo miedo a que pase un día sin haberlo vivido”.

Y esto solo de una entrevista que dura 20 minutos.

La quiero conocer.

Hacer falta mucha fuerza, mucho mor, mucha capacidad de reflexión, mucha responsabilidad y mucha conciencia para reaccionar así.

Y dudo que no tenga que revivir aquella situación una vez por semana o cada quince días. En sueños, por ejemplo. ¿Cómo no va a ser así si yo sueño unas 50 veces con vaquillas al año y en mi pueblo hay vaquillas sólo 2 días en las fiestas patronales? Y además, no me ha pasado nunca nada con ellas, simplemente me dan miedo.

Pero bueno, no puedo olvidarme de Sergio Murillo, persona a la que he puesto como ejemplo de resiliencia en muchas ocasiones en mis clases. Él sobrevivió a la tragedia de Biescas, pero ni sus padres ni sus hermanos tuvieron esa suerte. Con 16 años.

Sergio Murillo, único superviviente de su familia en la tragedia de Biescas.

Sergio Murillo, único superviviente de su familia en la tragedia de Biescas.

Si nos ponemos a comparar, su historia es mucho más dura. La de María Belón queda en una anécdota. Pero no va de esto el post de hoy, sino de sobrevivir, supervivir, renacer, rehacerse, darle la vuelta a la tortilla, salir a flote… Y la capacidad de elaborar una historia tan brutalmente diferente de lo que pasó y lo que vivió María en un principio a lo que cuenta ahora me alucina muchísimo.

Hasta en estos casos...

Hasta en estos casos…

La dureza de la experiencia de Sergio, la visión de la vida de María. Vidas ejemplares. Personas de las que podemos aprender estrategias para afrontar el dolor, para vivir verdaderamente, para relativizar los problemas del día a día.

A mí se me ocurren muchas preguntas.

¿Ya eran así de fuertes estas personas o han desarrollado esta fuerza tras las vivencias dolorosas que han atravesado?

¿Tiene el ser humano esa capacidad innata para sobrevivir?

¿Influye de alguna manera la educación que hayan recibido para que hayan metabolizado estas experiencias de esta forma tan constructiva?

Se me ocurren respuestas… Aunque me interesan más las vuestras, ¿qué opináis?

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.