Seguro que crees que no educas con sobreprotección

Pero esto es como el que es pesimista, que le preguntas si lo es y probablemente te diga que no, que es realista.

Pues esto es igual. Seguro que crees que no sobreproteges, que educas “normal”.

Estaría bien que definiéramos qué es sobreprotección para poder hablar del tema. Si nos ceñimos a lo lingüístico, sería proteger más de lo debido. ¿Pero dónde está el límite entre lo que hay que proteger y lo que es sobreproteger? Ahí ya la cosa se pone difícil y es precisamente el quid de la cuestión.

La sobreprotección surge con fuerza cuando creemos que la persona a sobreproteger es menos capaz de lo que es. También se ampara en la creencia de que cualquier cosa puede suponer un riesgo y pude crear un daño irreparable, irreversible y traumático. Suele interpretar dolor y sufrimiento donde solo hay incomodidad o molestia.

Podemos tender a sobreproteger a todo tipo de personas. A los hijos, a nuestros abuelos o padres cuando se van haciendo mayores, a una persona enferma, con discapacidad… Me viene a la cabeza la película de Intocable, en la que el protagonista tetrapléjico busca a un cuidador que lo trate como una persona normal y no como un pobrecito disminuido.

¿Por qué sobreprotegemos? Por miedo a que se hagan daño o les pase algo “malo”. Como escribí hace poco, cosas “malas” nos van a pasar siempre. Por miedo a sentirnos culpables de eso “malo” que creemos que puede pasar.

¿Qué efectos tiene la sobreprotección? El no desarrollo de las capacidades de la persona sobreprotegida por evitarle “dificultades”, “dolores” y/o incomodidades. La creencia de incapacidad. Baja autoestima, pobre autoconcepto, baja tolerancia a la frustración, inmadurez, nula resiliencia, dificultad para resolver conflictos, pasividad y/o agresividad y una larga lista de características no deseables para un adecuado desarrollo emocional y para lograr el tan ansiado objetivo de tod@s los padres y madres para con sus hij@s: “que sean felices”.

Y ahora viene lo que me interesa de verdad. ¿Qué conductas nos dicen que estamos sobre protegiendo? En mi artículo sobre Hiperpaternidad aparecen unas cuantas. Seguro que penamos que sobreproteger es no dejar a l@s niñ@s que hagan nada en lo que puedan salir dañad@s. Esas empezamos a verlas con claridad, las que tienen que ver con lo físico. Pero hay otras muchas que tienen que ver son la responsabilidad que son invisibles y por ello más difícil de captar.

Ya sabemos que esto es sobreproteger.

El mayor acto de sobreprotección que veo hoy en día es evitar que l@s niñ@s se responsabilicen de las consecuencias de sus actos. Como por ejemplo:

  • Si se deja el libro en el cole, yo le consigo por el grupo de whatsapp las fotos de los ejercicios que tiene que hacer.
  • Si tiene que hacer deberes, me siento con él a hacerlos o le recuerdo que tiene que hacerlos o le ayudo a planificarse todos los días lo que tiene que hacer, repasar o estudiar. También repasar sus tareas para que las entregue más o menos bien hechas.
  • Si se le rompe algo por no haberlo cuidado adecuadamente, remplazarlo.

Estas son solo algunas de las cosas que podemos hacer para evitarles las consecuencias naturales de sus actos. Llevar los deberes sin hacer, llevarlos mal hechos, no saberse la lección, suspender un examen o no tener algo que “necesitaban” porque por no cuidarlo adecuadamente se ha roto serían las consecuencias naturales de esos actos. Y esto es tremendamente educativo. Pero la tendencia es a no dejar que las “sufran” por verlas como demasiado duras, dolorosas o traumáticas. Eso, además de sobreproteger, es un gran error. Grande, grande, grande.

Hay otras conductas que demuestran sobreprotección, como por ejemplo no tener asignadas tareas domésticas, hacerles cosas que se podrían hacer ell@s mism@s como vestirse, ducharse, llevar su propia mochila, preparar su mochila, no darles responsabilidades ajustadas a su edad, pero esto lo dejo para otro artículo.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.