¿Corto la relación con mis padres para que no me hagan daño?

Aquí os dejo la consulta y mi respuesta sobre cómo gestionar la relación con los padres cuando somos adultos.

“Quería saber si es conveniente cortar del todo la relación y alejarse de tus padres cuando la relación esta haciéndote daño y no la puedes arreglar. El tema es que me separé y fui a vivir a un piso vacío suyo pagando gastos y un alquiler simbólico. Eso les dio derecho a tratarme como si tuviera trece años con normas y críticas continuas. Me decían continuamente que ésa no era mi casa y que me buscara una casa donde vivir… Muchos enfados… Hasta que ya ni cuando nos veíamos de vez en cuando podían mostrar alegría, siempre broncas y normas y críticas hacia mí.

Finalmente me fui pensando que muerto el perro muerta la rabia… pero ni así… Han pasado ya dos años y medio y siguen súper ofendidos y con constantes feos hacia mí y mi pareja. He intentado arreglarlo pero no he sabido ni podido y me estoy planteando cortar la relación y así que no me hagan daño.

Mi hermano nunca ha necesitado nada de ellos y por eso le tratan bien y tienen una relación adulta y también de carácter se llevan mejor.”

Las relaciones padres-hijos no siempre maduran por sí solas.

Las relaciones padres-hijos no siempre maduran por sí solas.

Lo primero, muchas gracias por la consulta, animo a todo el mundo a que se anime a compartir sus inquietudes, ya que mucha gente se puede sentir identificada.

También, antes de continuar, te dejo estos enlaces, son dos posts que he escrito anteriormente con respecto a este tema: Respeta a tus padres, respeta a tus hij@s y Mejorar las relaciones entre padres e hij@s adult@s.

Básicamente creo que se trata de una relación con falta de límites y poco respeto. Imagino que ntiene que estar siendo nada fácil esto para ti, vamos a ver qué se puede hacer…

Las relaciones entre padres e hijos muchas veces no maduran. Los padres siguen viendo a su hijo como alguien inmaduro y los hijos ven a los padres desde la inferioridad de la jerarquía que había cuando eran niños.

Al principio esa jerarquía es natural y necesaria, pero poco a poco debería ir diluyéndose y pasar de ser padres e hijos, a ser personas adultas. Pero eso no siempre ocurre. Cuando los padres no aceptan a los hijos tal y como son o los hijos siguen mostrando comportamientos inmaduros, pueden darse estas desigualdades de trato.

Hablar con nuestros padres para sentar nuevas bases de la relación.

Hablar con nuestros padres para sentar nuevas bases de la relación.

Podría decirse que la relación que tienes con tus padres tiene ciertos componentes tóxicos, cosa que no es muy recomendable. Pero claro, no es lo mismo romper una relación con un amigo que con la familia cercana. Creo que esta ruptura podrías considerarla como una última opción.

¿Qué puedes hacer antes de llegar a esto?

  • No me queda muy claro si sigues viviendo en su piso. Si es así, es importante que esta situación cambie. Si te tratan como si tuvieras 13 años en parte puede ser porque no estés actuando, a su modo de ver, como una persona adulta. Probablemente haya habido circunstancias lo suficientemente duras para llegar a esa situación, pero si no lo entienden… Te van a juzgar. No es que tengan derecho porque vivas bajo su techo, pero de alguna manera ellos lo sienten así. Tal y como comentas en el caso de tu hermano, puede tener bastante que ver el que sea independiente con que lo traten mejor.
Estos son algunos de tus derechos asertivos.

Estos son algunos de tus derechos asertivos.

  • Los límites son necesarios y las normas las puedes poner tú, tanto en tu caso como en la relaciones que tienes. Nadie tiene derecho a decirte cómo debes vivir, a no ser que se trate de un tema de convivencia. Incluso en ese caso, sería una cuestión de consenso más que de imposición.
  • Quizá deberías revisar tus creencias sobre la autoridad. ¿Quién tiene autoridad para ti? ¿Tienes la seguridad de estar actuando correctamente? ¿Necesitas inconscientemente la aprobación de los demás? Si fortaleces la confianza en ti, te influirá mucho menos lo que algunas personas piensen de ti.
  • ¿Hay algo en lo que tú podrías mejorar tu comportamiento con ellos? Si nos responsabilizamos de nuestro comportamiento mostraremos madurez y autocrítica, aspectos que nos honran y flexibilizan en el trato con los demás.
  • Explicarles abiertamente que te molestan sus críticas, decirles cómo te sientes, es importante. Te puede parecer algo evidente y que no hace falta decirlo, pero es clave. Y hay que hacerlo desde el corazón, no desde la razón. Es decir, expresar cómo nos sentimos cuando nos tratan así, no empezar a acusar ni a juzgarles. Este paso no es nada fácil, supone mostrar vulnerabilidad, pero creo que es clave y necesario practicarlo antes de decidir cortar cualquier tipo de relación.
  • Podéis poner unas condiciones bajo las cuales vuestra relación puede ser sostenible, en cuanto a respeto y límites: no juzgar, no criticar, respetar las formas de vida de los otros, no usar el sarcasmo ni la ironía… Lo que sea en cada caso.
  • Si después de todo esto nada ha cambiado, quizá sea el momento de reducir el tiempo que pasas con tus padres. Una relación tóxica como he dicho al principio, no beneficia en absoluto y siempre se puede escoger con quién compartimos nuestra vida.

Espero haberte sido de ayuda, ¡un saludo!

Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Me da muchas pautas, tengo ese problema con los hijos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.