Qué pocas cosas bonitas nos decimos…

Hace un tiempo intenté montar un jueguecito de estos de facebook con el objetivo de subirnos un poco la moral, aunque no tuvo mucho éxito… Bueno, quizá mis expectativas eran demasiado altas y no fue todo lo viral que me hubiera gustado. El caso es que a mí me hizo sentir bien. Lo acompañaba de esta imagen.

sigue leyendo

Un buen amigo puede no alegrarse de que las cosas te vayan bien y sigue siendo un buen amigo

Esta semana compartí este vídeo en el que el mensaje principal decía que no contases tu proyectos si querías que llegaran a buen término ya que la gente se alegra de que te vaya bien, pero no más que a ellos.

sigue leyendo

Lo que he conseguido gracias a la envidia

Me encantan las buenas noticias. Me encanta que me las cuenten. Bueno, con matices. A veces, algunas, me molestan. Es cuando siento envidia. Envidia de la mala, de la única, vaya. Envidia de la buena no existe. Eso será otra cosa, admiración, deseo de tener lo mismo que otro… Pero la envidia siempre conlleva el deseo de que eso que anhelas en otro, lo pierda, para así sentirte bien o menos mal.

sigue leyendo