Sólo quiero que mis hij@s sean felices

Esta es una frase que escucho mucho. Mas aún en la sesión “¿Qué es lo importante para mí en la educación de mi hij@?”.

sigue leyendo

No tardes demasiado en darte cuenta

El otro día me llegó por alguna red social un mensaje que decía algo así como “Te pegaste toda la vida esperando a que sucediera el milagro sin darte cuenta de que el milagro eras tú”.

Y me gustó un montón.

sigue leyendo

Lo que he conseguido gracias a la envidia

Me encantan las buenas noticias. Me encanta que me las cuenten. Bueno, con matices. A veces, algunas, me molestan. Es cuando siento envidia. Envidia de la mala, de la única, vaya. Envidia de la buena no existe. Eso será otra cosa, admiración, deseo de tener lo mismo que otro… Pero la envidia siempre conlleva el deseo de que eso que anhelas en otro, lo pierda, para así sentirte bien o menos mal.

sigue leyendo