El buen “autotrato” es la clave para mejorar la autoestima

En el valle de Roncal me han abierto sus puertas de par en par y este año he dado allí de dos cursos. (¡Aprovecho para daros las gracias!)Uno de ellos para padres y madres y otro para adult@s, para que aprendan a gestionar sus emociones. Hacía tiempo que no daba uno de estos últimos y me doy cuenta de que lo echaba de menos. Porque no dejo de aprender.

Enseñar y aprender, es todo uno.

Enseñar y aprender, es todo uno.

La autoestima siempre es uno de los pilares de la salud mental. Para mí, la autoestima es a la salud mental lo que una buena alimentación es a la salud física.

Y siempre que pregunto en un curso qué es la autoestima las respuestas suelen ser las mismas: quererse, aceptarse, gustarse… Entonces yo vuelvo a preguntar “¿Y eso cómo se hace?”. Y allí ya… Hay menos respuestas. O al menos, respuestas concretas.

La autoestima tiene como tres dimensiones:

  • La cognitiva: ¿Qué pienso de mí? ¿Qué sé de mí?
  • La afectiva: ¿Qué siento por mí?
  • La conductual: ¿Cómo me trato?

Dentro de la cognitiva está lo que pienso de mí, que es el juicio que hago de lo que sé de mí. Pero nadie nos obliga a juzgar como buenas o malas nuestras características. Es algo en lo que tenemos un papel importante y decisivo.

Más vale que seamos benévol@s en ese juicio, porque en función de éste, la afectiva será positiva o negativa. Es decir, en función de si lo veo como bueno o como malo, me gustaré o no, me querré o no.

Dependiendo de todo lo anterior me trataré de una manera o de otra. ¿A qué pensáis que me refiero cuando os hablo de tratarnos de una manera o de otra? Quererse, aceptarse… Pueden volver a ser las típicas respuestas. Pero pensad, ¿cómo tratáis a las personas que queréis? Me diréis que bien, probablemente. Pero, ¿qué hacéis por las personas que queréis? Probablemente las apoyaréis, ayudaréis, os interesaréis por ellas, las cuidaréis, consolaréis, las tendréis en cuenta…

Pues esas cosas son las que se deben hacer por un@ mism@. Es buen trato que dais a l@s demás, es el que debéis procuraros a vosotr@s mism@s.

Yo creo que  mejor...

Yo creo que mejor…

Porque lo que pienso de mí es difícil de cambiar y lo que siento también. Pero cómo me trato, es más fácil. Mejorar mi alimentación. Juntarme con gente menos tóxica. Invertir en calidad de vida. Priorizar lo que quiero en lugar de dejar que l@s demás escojan por mí. Gastarme dinero en mí. Defenderme. Escucharme. Consolarme. Atenderme. Cuidarme. Darme caprichos. Ser comprensiv@ conmigo mism@ cuando me equivoco. No desatenderme por la pereza. Tener un diálogo interno amigable y positivo. Tener buenos pensamientos para conmigo. No castigarme. No fustigarme. Permitirme equivocarme.

julio

Cuando empezamos a tratarnos mejor, es como si nos pudiéramos convencer de que somos dign@s de ese buen trato y eso hace que tengamos una mejor imagen de nosotr@s mism@s. De esta manera, también convencemos a quienes están a nuestro alrededor de que merecemos ese buen trato y al final todo acaba retroalimentándose.

Practicar asertividad.

Practicar asertividad.

La puerta de ese círculo virtuoso es el buen trato, ¿la abres?

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.